PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Retirado a los 30 por una lesión, ahora recibirá una pensión vitalicia

H

 

Assemoassa cobrará 19.000 euros anuales. El seleccionador español Julen Lopetegui recibe una pensión parecida

Omar Naboulsi

26 Enero 2017 13:06

El futbolista tiene una carrera corta y difícil de explotar. Cualquier lesión de gravedad puede fastidiarle un buen contrato o retirarle directamente de su profesión, pudiéndose quedar sin fuente directa de ingresos en la mayoría de ocasiones.

Sin embargo, la dinámica de que el futbolista se quede con una mano delante y otra detrás si se retira por una lesión grave puede acabar.

El Tribunal Supremo ha reconocido el derecho de un futbolista a cobrar una pensión vitalicia. Amevou Ludovic Assemoassa pidió a los 30 años la incapacidad permanente total por accidente de trabajo y le han acabado dando la razón, ya que no había finalizado a esa edad su carrera profesional y podría haber seguido en activo de no estar lesionado.



El ex jugador del Ciudad de Murcia y del Granada 74 se desquita así del fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que le negó la pensión al entender que por su edad ya había acabado su carrera.

En el verano de 2006, Assemoassa sufrió una lesión en la rodilla derecha cuando jugaba un partido con la selección de Togo en el Mundial Alemania’06. Después de la operación estuvo de baja más de un año y en la temporada 2010-2011 se fue al Limonest francés, aunque no le hicieron ficha para jugar partidos.

En diciembre de 2010 el futbolista solicitó al Instituto Nacional de la Seguridad Social la incapacidad permanente total derivada de accidente de trabajo alegando que la última empresa en la que había trabajado era el Granada 74 SAD.

El INSS rechazó su solicitud al entender que no podía considerar la lesión como accidente como laboral, porque no prestaba servicios para una empresa española y que de reconocerse esa situación en todo caso habría que aplicar la normativa francesa.




A pesar de ese revés, el Supremo le ha acabado concediendo una pensión vitalicia de más de 19.000 euros anuales.

No es el único jugador al que le han dado la pensión a causa de las lesiones. Emmanuel Amunike se retiró en 2004, con 34 años, por culpa de sus eternos problemas de rodilla. En 2005 pidió la incapacidad cuando estaba en paro, y al igual que a Assemoassa, la Seguridad Social se la denegó, aunque los juzgados le acabaron dando la razón.



También el seleccionador español, Julen Lopetegui, recibe una prestación pública por diferentes problemas físicos que le hicieron retirarse cuando tenía 36 años. Sí, estas ayudas son complementarias con sus sueldos respectivos ahora que han dejado de jugar. Una compensación por no haber podido exprimir su profesión al máximo.

share