PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Pintan la palabra "nigger" en la casa de Lebron James

H

 

Los racistas no perdonan su activismo por la igualdad en la víspera de las Finales

Omar Naboulsi

01 Junio 2017 13:06

(Imagen: Getty)

En Brentwood no suele haber demasiados sobresaltos. Este barrio de Los Ángeles se hizo conocido porque fue donde murió Marilyn Monroe en 1962 por una sobredosis de barbitúricos, algo que no impidió que los famosos siguieran comprando allí sus mansiones.



Hace un par de veranos, Lebron James hizo lo propio y se hizo con un casoplón de 21 millones de dólares en esta exclusiva zona. No había tenido ningún problema con ella, hasta ahora.

La policía de Los Ángeles recibió este miércoles por la mañana una llamada sobre una pintada racista en la puerta de la mansión de Lebron.



“Nigger”, decía la pintada realizada en la puerta de la casa, en el sentido más ofensivo. Se trata de la palabra utilizada con gran desprecio racista hacia la población afroamericana, hasta tal punto que los medios estadounidenses censuran su uso, utilizando el eufemismo ”N-word” en su lugar, aunque entre afroamericanos se utiliza en plan fraternal.

“No importa cuánto dinero tengas, no importa lo famoso que seas, no importa cuánta gente te admira, ser negro en Estados Unidos es duro. Tenemos un largo camino por delante para nosotros como sociedad y para nosotros como afroamericanos hasta que nos sintamos iguales en Estados Unidos”, dijo Lebron ante los medios.



La policía llegó a las 6:44 de la mañana, hora local, a la casa. Cuando llegaron la pintada ya había sido borrada, aunque la investigación se centrará en revisar todos los vídeos de seguridad que haya para intentar identificar a los responsables.

Está claro que Lebron James ha acabado siendo víctima del racismo de una parte de la población estadounidense por su implicación con la igualdad racial.

Desde las protestas que se produjeron el pasado verano por la brutalidad policial que sufren los negros en el país, se ha visto a un Lebron mucho más implicado, lanzando mensajes y compareciendo ante los medios para hablar de cuestiones sociopolíticas.



Esto demuestra que el racismo siempre será una parte del mundo, una parte de Estados Unidos. Y el odio en Estados Unidos, especialmente hacia afroamericanos, está viviendo cada día. Aunque está oculto durante la mayoría del tiempo, incluso aunque la gente esconda sus caras y diga cosas sobre ti y luego, cuando te ven, sonrían en tu cara, es parte de la vida diaria”, ha denunciado el 4 veces MVP de la NBA.

Sin embargo, lo que más lamenta es no poder estar con sus hijos en estos momentos, ya que se encuentra en Oakland preparando el primer partido de las Finales de la NBA ante los Warriors, que se juega esta madrugada.

“Me está matando por dentro”, reconoce Lebron, preocupado porque algún día sus hijos sean detenidos y sean objeto de violencia injustificada.

share