PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Ganó dos medallas olímpicas en deportes diferentes y ahora no puede dormir de dolor

H

 

Kadeena Cox cuenta cómo está viviendo el desarrollo de su esclerosis múltiple

Omar Naboulsi

09 Marzo 2017 12:10

Hace dos años y medio Kadeena Cox prometió que participaría en los Juegos Paralímpicos de Río'16. Estaba postrada en la cama de un hospital, recuperándose de un accidente cerebrovascular, en cuyo tratamiento se le detectó esclerosis múltiple.

Dicho y hecho. Se plantó en Río para llevarse el bronce en la prueba de atletismo de 100 metros de la categoría T38 y el oro en la contrarreloj femenina C4-5 del ciclismo de pista, un deporte que llevaba practicando año y medio. Se convirtió en una de las estrellas de Río siendo la primera deportista en 28 años que ganaba dos medallas en deportes diferentes, tal y como te contamos aquí.



Ahora sufre como nunca los estragos de su enfermedad.

Cox dice que todas las medallas, la fama y los premios no pueden anestesiar la dura realidad de vivir con esclerosis múltiple. "Hay días en que los espasmos no me dejan ni siquiera empujar mi silla de ruedas, mis brazos y piernas no funcionan. Hay noches en las que no puedo dormir de lo fuertes que son los espasmos o por el dolor neural", explica la atleta británica en The Guardian.

A sus 25 años, la gente le pide fotos por la calle y le cuentan que su historia les ha ayudado a superarse a sí mismos.

Pero ella prefiere no pensar en su vida antes de la enfermedad. Su lucha diaria la mantiene ocupada. "Hay muchas cosas con las que tengo que lidiar. Inyectarme a diario es algo que prefiero no tener que hacer. Esto podría empeorar con mi próxima recaída. No lo sé. He aprendido a acostumbrarme a las cosas con las que trato ahora. Pero podría empeorar en el futuro, tarde o temprano", ha dicho.



Su mentalidad explica por qué aceptó la invitación para participar en The Jump, un reality donde diversos deportistas famosos practican deportes de invierno.

Le recomendaron que no lo hiciese por los peligros que tiene, de hecho siete concursantes se vieron obligados a abandonar el programa por lesiones el año pasado, incluida Beth Tweddle, una gimnasta olímpica que acabó con el cuello roto. Pero a Cox no le importó y actualmente es la única competidora con alguna discapacidad en el programa.

La Federación Británica de Atletismo le ha suspendido su financiación durante el tiempo que esté en el programa. También ha aparcado su carrera como ciclista y aunque sea una esquiadora principiante, quiere compaginar el atletismo con el bobsleigh.



Cox espera que este deporte se introduzca en los próximo Juegos Paralímpicos de Invierno para competir. Su ambición no tiene límites. "No sé lo que va a pasar cada día. Aprovecho la oportunidad porque a lo mejor nunca podría tener otra. Sólo quiero vivir cada momento al máximo. Y disfrutar de la vida".

Mejor conclusión imposible.

share