PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Sancionado de por vida por un penalti que dio la vuelta al mundo

H

 

El árbitro Joseph Lamptey pitó mano por un balonazo en las partes nobles. Le ha costado la carrera

omar naboulsi

21 Marzo 2017 13:15

Hace cuatro meses Joseph Lamptey le pitó un penalti al senegalés Koulibaly, central del Nápoles, después de que el balón tocase entre sus partes íntimas durante el Sudáfrica-Senegal clasificatorio para el Mundial'18.



Los locales ganaron el partido por 2-1 y la jugada del penalti mal señalado dio la vuelta al mundo. Un error de bulto que el gran público no malinterpretó.

Sin embargo, a la FIFA le olía a chamusquina. Después del partido, el máximo organismo del fútbol mundial abrió una investigación y ha llegado a la conclusión de que detrás del fallo hay algo más, sancionando a Lamptey de por vida por infringir el Artículo 69 (Parte 1) del Código Disciplinario: "influir en los resultados contraviniendo la ética".

Aunque nadie ha salido a aclarar si la decisión está relacionada con sobornos, apuestas o algún otro tipo de actividad ilegal, todo indica que el árbitro ghanés formaba parte de una trama para el amaño de este encuentro.



En cambio, el asistente David Laryea, que también fue investigado, ha quedado libre de cualquier sospecha.

La FIFA también se guarda la posibilidad de repetir el encuentro, una parte del mismo o cualquier otra decisión respecto al partido hasta que la decisión sea definitiva.



Se trata de un caso sin precedentes en el fútbol, ya que hasta ahora ningún árbitro había sido sancionado para siempre. En el tenis sí que hay un caso similar, donde los árbitros uzbekos Sherzod Hasanov y Arkhip Molotyagin fueron vetados de por vida hace un año, tras ser declarados culpables de comunicar resultados a terceros y retrasar el registro de puntos en sus tabletas digitales.

Lamptey no soplaba el resultado a nadie ni llevaba una tablet, solo un silbato y sus tarjetas. No necesitaba más para "confundir" unas manos con un golpe en las p***tas.




share