PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Pero, ¿qué le pasa a James Rodríguez?

H

 

Peineta en España o pistola en Colombia: ¿qué hay detrás de este gesto de James?

Omar Naboulsi

27 Marzo 2017 16:10

La selección de Colombia se juega este martes buena parte de sus aspiraciones para jugar el Mundial de Rusia'18. Viaja a Quito para enfrentarse a Ecuador con apenas un punto de renta sobre su rival, que marca el corte para estar en el torneo. La tensión es máxima entre los jugadores y James Rodríguez la ha exteriorizado de la peor manera posible.

Harto de las críticas de la prensa hacia su juego y el de la selección tras la victoria ante Bolivia, James Rodríguez apareció en la segunda planta del edificio donde estaba concentrada la selección y lanzó una peineta mirando a los periodistas.

James aún no se ha pronunciado al respecto, pero su gesto no deja lugar a dudas. “Adelante estábamos tres fotógrafos de agencias y dos periodistas del canal Win Sports. Más atrás estaban todos los demás colegas en las entrevistas con los jugadores. Entonces, desde el segundo piso del edificio, donde queda el gimnasio, salió James a la ventana e hizo ‘pistola’ hacia donde estábamos”, ha explicado Luis Acosta, el fotógrafo de AFP que capturó la foto, en El Tiempo.



Esta peineta solo es la última de una serie de polémicas que le persiguen en los últimos tiempos.

El colombiano lleva un par de temporadas metiéndose en un charco tras otro. Nadie duda de que es uno de los jugadores más espectaculares del mundo, pero desde que perdió protagonismo en el Real Madrid sus actos acaban ocupando cientos de páginas en los periódicos.

Sin ir más lejos, el pasado otoño James se fotografió con los ex presidentes colombianos Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

Los dos políticos viajaron en noviembre a Madrid para asistir a una conferencia y fueron la cara más visible de la campaña por el 'No' al acuerdo de paz que el gobierno de Juan Manuel Santos había alcanzado con las FARC y que fue tumbado en referéndum por la mitad de los habitantes de Colombia. Al futbolista le cayó el peso de los medios encima.



No solo en su país le dan cera, los periodistas de Madrid también le critican. Después del Mundial'14 de Brasil, el Madrid le pagó cerca de 80 millones de euros al Mónaco por el traspaso de James. En su primer año enamoró al Bernabéu con su calidad, visión para el último pase y disparos desde fuera del área, pero James se apagó.

Se marchó Ancelotti y se diluyó como un azucarillo. Lesiones, rumores de sobrepeso y una delantera que le relega al banquillo, ya que el 4-3-3 de Zidane tampoco le ayuda. Su estatus como jugador está cuestionado desde entonces.



Después de ganar la Champions League el pasado verano muchos apostaban por su marcha, pero se quedó en Madrid por sus ganas de triunfar. Sin embargo, seis meses después hizo unas declaraciones dejando entrever su salida tras conquistar el Mundial de Clubes.

Su incomodidad en Madrid salió a la luz y a Florentino Pérez le sentó como una patada en el estómago, ya que cada vez ve más difícil recuperar la inversión que hizo por él.



Las redes sociales tampoco se escapan de la capacidad de James para generar polémica. A principios de año opinó sobre el tema del aborto y se ganó un buen puñado de haters. Siempre se ha manifestado como un hombre de profundas creencias religiosas, y se expresó contundentemente en contra del aborto. "Estoy en contra del aborto, en cualquier circunstancia", afirmó James en un reportaje.

Con la prensa esperando a que meta la pata para criticarle, el club en el que juega molesto por sus declaraciones y el público escéptico sobre su nivel. Así se encuentra el James más desquiciado que se recuerda.

share