Sports

Ivanka Trump confunde un icono fascista de los 70 con un santo

El último capítulo del trabajoso descubrimiento de la realidad para los Trump

Qué poco le pega a la familia Trump estar envuelta en algún fregado con el fútbol, el europeo. Y si encima hay un santo de la iglesia católica de por medio, menos aún.

No se trata de ninguna viñeta del Washington Post ni nada por el estilo, sino de una rocambolesca situación en la que se ha visto envuelta Ivanka Trump, la hija del presidente.

"¿Qué santo es?", preguntó Ivanka mientras veía una fotografía y cenaba en el restaurante romano "Le cave di Sant'Ignazio", más conocido como Sabatino. Lo que no sabía es que en la foto no había ningún santo. Se trataba de un futbolista italiano con los brazos abiertos mirando al cielo.

Era un ídolo de la Lazio, Giorgio Chinaglia, casi más conocido por sus malas artes fuera del césped que por sus goles como delantero centro.

Long John, como así se le conocía, fue el ariete de la Lazio setentera -98 goles en 209 partidos-, uno de los equipos más recordados de la historia del fútbol italiano para bien y para mal.  Aunque solo ganaron una Liga, en 1974, aquel equipo siempre quedará en el imaginario colectivo como una banda armada. Casi todos los jugadores de la plantilla tenían pistolas, practicaban paracaidismo y simpatizaban mucho con el fascismo.

No ganaron más titulos porque se odiaban unos a los otros. Había dos clanes en el equipo, uno encabezado por Chinaglia y otro por el lateral Gigi Martini, que acabó siendo diputado neofascista.

Esos futbolistas mataban sus ratos libres disparando a las farolas o a las lámparas de los hoteles. De hecho, Luciano Re Cecconi murió en 1977 cuando un joyero le disparó mientras simulaba un atraco solo por puro divertimento.

Al final de su carrera, Chinaglia se fue al NY Cosmos a jugar con Pelé, se retiró y presidió la Lazio en 1983, descendiendo al club a la serie B envuelto en escándalos de corrupción. Incluso quiso volver a la presidencia en 2006, presionó y amenazando con ayuda de la Camorra al presidente Claudio Lotito para que le vendiese el club. Ahogado por la justicia italiana y con una orden de busca y captura, prefirió volver a EEUU hasta su muerte en 2012.

Así que Ivanka Trump tuvo una confusión notable, ya que Chinaglia muy santo no era. Más de uno hubiera pagado por ver la cara de Ivanka cuando Luigina Pantaleone, dueña del Sabatino, le aclaró quién era el de la foto. Cosas del choque de culturas.

Ivanka estaba en Roma acompañando a Donald Trump en su visita al Vaticano, donde las fotos del Papa Francisco con cara de póker han dado la vuelta al mundo.

Además, la empresaria aprovechó la estancia en Italia para realizar visitas humanitarias como vicepresidenta de la Real Estate Development and Acquisitions de la The Trump Organization. La hija del mandamás de los EEUU se reunió con cinco mujeres refugiadas que fueron víctimas de tráfico humano, escuchando el horror al que se enfrentaron de primera mano.

No se sabe cómo le afectaron estos relatos, pero a partir de ahora seguro que sabe quién es Giorgio Chinaglia.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar