PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Cuando España reconquistó el islote Perejil con claves futboleras

H

 

"Mientras Hierro defiende sus espaldas, Zidane pasa al ataque y marca en el Bernabéu. Real Madrid y Barcelona mantendrán sus posiciones"

Omar Naboulsi

11 Julio 2017 15:10

Hace justo 15 años, en la mañana del 11 de julio de 2002, un grupo de marinos marroquíes desembarcaron en el islote Perejil y colocaron dos banderas de Marruecos.

Era la explosión de un conflicto entre España y el país norteafricano por ver quién era el dueño de una diminuta isla situada en el estrecho de Gibraltar, a 200 metros de la costa africana y a unos 8 kilómetros de Ceuta. Allí solo viven cabras que son llevadas en patera y se produce, de vez en cuando, la visita de cortesía de algún narco.



Seis días más tarde, el 17 de julio, la ocupación militar española expulsó a los marroquíes con la operación Romeo Sierra. O mejor dicho, cuando Zidane marcó en el Bernabéu.

No se trata de ningún cántico de La chaqueta metálica: los códigos secretos de la operación del ejército español eran puramente futbolísticos. Las órdenes desde el buque de asalto anfibio Castilla fueron las siguientes:

"Mientras Hierro defiende sus espaldas, Zidane pasa al ataque y marca en el Bernabéu. Real Madrid y Barcelona mantendrán sus posiciones", dijo el contralmirante Jesús María Bringas Andújar.


Todos los agentes y las localizaciones que tenían que ver en la recuperación de Perejil estaban encriptadas con nombres de equipos, estadios y jugadores para evitar que los marroquíes supiesen que iba a haber un asalto, por si estaban espiando.

Zidane era el apodo de los 28 boinas verdes que se descolgaron desde varios helicópteros para retomar el control de la isla. El capitán madridista Hierro daba nombre a la infantería de marina que hacía la cobertura. El propio Perejil era, en clave, el Bernabéu. Tampoco podía faltar el Camp Nou, que se refería Ceuta. Melilla acabó siendo Mestalla y Gibraltar, Las Gaunas.

En resumen, las unidades se camuflaron como futbolistas del Real Madrid, las localizaciones como estadios y los barcos, como equipos. Al buque Castilla le llamaron Real Madrid, el Barcelona era la fragata Navarra y el Real Murcia, la corbeta Cazadora.



De esta manera, las órdenes de Bringas Andújar decían: 

"Mientras la Infantería de Marina (Hierro) defiende sus espaldas, el comando de Operaciones Especiales de Tierra (Zidane) pasa al ataque y toma Perejil (Bernabéu). El buque de asalto anfibio Castilla (Real Madrid) y la fragata Navarra (Barcelona) mantendrán sus posiciones".

Esta surrealista intrahistoria la desveló el historiador y periodista Javier Sanz en Historiasdelahistoria.



Tres días más tarde de aquella reconquista futbolera, España y Marruecos alcanzaron un pacto para seguir como antes: los dos países dicen que la isla es suya, pero ninguna tiene la soberanía.

Si salió algo en claro de aquella disputa, es que los países seguirán diciendo la suya toda su vida y que el encargado de asignar las claves era muy del Madrid.


share