Sports

Cigarrillos, resacas y eterna rivalidad: así es la liga de fútbol más pequeña del mundo

En las Islas Sorlingas hay dos equipos de fútbol, juegan los domingos y se enfrentan cada semana. Rivalidad y caras resacosas a partes iguales

En las Islas Sorlingas se lleva una vida sencilla. Calma perenne durante el invierno y un verano lleno de juergas patrocinadas por los turistas. Sin embargo, en navidad los pubs también abren hasta las tantas para alivio de sus habitantes. Sí, los que más disfrutan de las fiestas en estas islas ubicadas en el suroeste de Inglaterra son sus futbolistas, aunque sean pocos.

En St. Mary's, la isla más grande, el fútbol de los domingos por la mañana es religión, al igual que los combinados del sábado noche. Desde hace más de un siglo, los equipos de las islas se enfrentan cada domingo para jugarse el campeonato.

Sin embargo, desde los años 50 solo hay dos equipos en las Islas Sorlingas: los Gunners Garrison y los Wanderers Woolpack. Cada semana juegan uno contra otro: es el derbi más repetido de la historia. Entre octubre y mayo, los equipos disputan una temporada de liga completa de 20 partidos. Hay dos partidos de exhibición: uno contra un equipo de veteranos y otra contra un equipo de ornitólogos que visitan las islas en el otoño.

Cada domingo la misma rutina, el mismo estadio y los mismos jugadores. Estos últimos llegan con cautela al Garrison Field de la Hugh Town, sabiendo que cada uno tiene una tarea que hacer a pesar de los frecuentes resacones que llevan encima.

Uno se pone a marcar el campo, otro coloca las banderillas de córner. Dos grupos ponen las porterías y las redes, y otro coge la pala y el saco de arena para llenar los agujeros que hacen los conejos. Pura poesía del fútbol modesto.

Los demás esperan en la puerta del estadio o en el vestuario liando cigarros y almorzando algo mientras esperan que sus compañeros lleguen al partido, rezando porque no se quedasen cerrando el garito de turno y estén durmiendo como condenados. Lo que sea por ser 22 y poder jugar un partido al completo.

Sólo cuando se han cumplido todas estas tareas entran al vestuario para ponerse sus uniformes. Sin pensarlo mucho la mitad de los jugadores giran a la izquierda y el resto a la derecha, ya automatizados. Saben que se verán las caras con los mismos rivales que la semana pasada, y de la anterior, y de la otra... y así. Así es la vida de un futbolista de la liga más pequeña del mundo.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar