Sports

"En la guerra nuestros compañeros lucharon para no estar todos en un mismo país y ahora nos quieren juntar por dinero"

Los ultras balcánicos advierten de la violencia que puede haber si se lleva a cabo el proyecto de liga "yugoslava"

No han pasado ni veinte años del final de la guerra de la antigua Yugoslavia, que dejó más de 140.000 muertos.

Imaginemos ahora una liga actual formada por el Partizan, el Estrella Roja, el Hajduk Split, el Dinamo Zagreb o el FK Sarajevo? Por serbios, croatas, albaneses, bosnios, católicos, ortodoxos, musulmanes… Pues bien, la idea de activar este polvorín es de Vasko Dojčinovski, gerente de la liga macedonia, afirma que la seguridad está controlada. “Hay alto riesgo en los partidos de la Champions League, ¿verdad? Pues hemos acordado aplicar este tipo de precauciones especiales. Nos guiamos por los intereses del fútbol, sin el estorbo de la política”, ha comentado en el diario croata Večernji list...

... pero parece que se olvida del último intercambio de opiniones entre los Bad Blue Boys del Dinamo Zagreb y los Drughi de la Juventus en fase de grupos de la tan "segura" Liga de Campeones.

Septiembre de 2018 es la fecha elegida para la hipotética Liga Balcánica de Dojčinovski, que estaría compuesta por 24 equipos, divididos en 6 grupos. El campeón irá directo a la Champions y el segundo a la Europa League. Los clubes no tendrán que poner ni un euro sobre la mesa. “Oí que la UEFA tiene un presupuesto preparado. Los líderes de las federaciones aprobaron la competición y todo el proyecto está en manos de la UEFA”, según Dojčinovski.

Aunque no hay pronunciamiento oficial, la pregunta es inmediata: ¿se trata de otra cuestionable decisión de la UEFA, el mismo organismo que no permite que se enfrenten entre sí las selecciones de España y Gibraltar pero sí las de Serbia y Albania?

Todos recordamos los graves incidentes con el dron albanés sobrevolando el estadio del Partizan y la afición serbia forzando la suspensión del partido.

Todo parece bonito y barato, pero la Liga Balcánica es un proyecto creado en los despachos, sin tomar en cuenta la opinión de los aficionados. Las federaciones, la UEFA y los medios apoyan la iniciativa. Quien no parece contento es el sector más crítico del fútbol moderno: los ultras.

Los fanáticos temen que les prohíban la entrada cuando su equipo juegue de visitante y los grupos más conocidos han tomado cartas en el asunto: en varios partidos ya han aterrizado bengalas sobre el césped. Uno de los miembros del grupo Delije, del Estrella Roja, es contundente. "La Liga Balcánica es sólo utopía, nada más. No habrá liga en 2018, estoy seguro. Como Delije, estamos al 100% en contra de que se forme esto. El resto de clubes también está en contra. El Estrella Roja no jugará esa competición, ni en el futuro, ni ahora", nos dicen extraoficialmente.

¿Su fuerza para hablar así? " Nuestra influencia en el club es más grande que en cualquier equipo de Europa Occidental. Los croatas y los musulmanes son nuestros enemigos y no tiene ningún sentido jugar una competición con ellos, esta liga no tiene futuro”, afirma el grupo ultra serbio.

En Croacia, Billy Bedlam, miembro de la Torcida Split del Hajduk, el grupo ultra más antiguo del mundo, también cree que todo es una farsa. "No sé sí se jugará desde 2018, pero estoy seguro que el Hajduk no la disputará. El Hajduk no tiene ningún propietario privado, es un club de sus propios aficionados con más de 43.000 socios y los aficionados no quieren tener nada que ver con serbios", afirma el croata.

"Si por algún milagro esta liga llega a disputarse, no es posible que haya presencia de aficiones, la ira entre las naciones sigue siendo muy grande. Torcida, en su mayoría, somos un grupo nacionalista. Las bengalas que acabaron en el campo contra el Dinamo no eran una protesta, eran un día normal”, advierte Billy sobre un día en el que la policía detuvo a un miembro de Torcida con 115 bengalas.

El clima en el estadio Poljud del Hajduk en mitad del partido era este:

Los aficionados de equipos no tan grandes también están en contra. "El 95% de los aficionados de la antigua Yugoslavia están totalmente en contra", afirma Davor, del grupo Kohorta del NK Osijek. " En la guerra, nuestros compañeros, viejos ultras, lucharon para no estar todos en el mismo país, para no estar en una misma liga, y ahora quieren juntar todo por el dinero. Nos llevamos odiando desde hace ya mucho. Los partidos serán de todo menos fútbol. La gente irá al estadio sólo para insultar. Además jugarán solamente algunos clubes grandes de cada liga y ¿qué pasará con los otros? Los más pequeños estaremos en la mierda, peor que ahora", comenta.

Para Dejan Zivanovic, de los Invalidi Voždovac, sin embargo, el proyecto podría hacerse realidad. Algo así, la Liga del Adriático, ya existe en el baloncesto, y en los encuentros se vive un ambiente sin incidentes, pero el fútbol es siempre más pasional, y cuenta con un largo historial de enfrentamientos. “Es cierto que si esto cobra vida al principio no habrá aficionados visitantes y la mayoría de los grupos boicotearán los partidos de casa. Pero no habrá más guerra. Al final la gente tiene un montón de contactos privados en los otros países”, deja caer apaciguador.

Pero de alguna manera el odio no ha muerto y las federaciones lo menosprecian. Los Balcanes, de momento, no son tierras de paz.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar