PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Minas en Congo y el hermano de Guardiola: la gesta del Girona tiene una cara B

H

 

¿Qué hay detrás del histórico ascenso a 1ª del equipo catalán?

omar naboulsi

30 Junio 2017 07:22

Todo empezó como un acuerdo de colaboración entre dos sociedades anónimas. Después se dijo que el Manchester City podría entrar en el accionariado del Girona FC y, al final, será el propietario del club catalán.

Lo más probable es que se haga oficial la semana que viene, pero no hay vuelta de hoja: el City Football Group (CFG) llegará a España.

Se trata de una operación bastante compleja que lleva tiempo gestándose. Uno de sus protagonistas principales es uno de esos hermanísimos del fútbol, Pere Guardiola, representante de futbolistas. Ya medió hace dos años en la venta del club entre Josep Delgado y TVSE Futbol -los actuales propietarios- y lo ha vuelto a hacer ahora.



Con esta adquisición, son ya seis los equipos en cuatro continentes que quedarían bajo el mismo grupo. Además del Girona -que acaba de subir a Primera División-, CFG es dueño del Melbourne City, el New York City, el CA Torque de la segunda división uruguaya y tiene un 20% de las acciones del Yokohama Marinos japonés.

Aunque el club gerundense no se plantea cambios en su simbología, el azul celeste del City ya ocupó su segunda equipación esta pasada temporada. Además, Pablo Maffeo y Pablo Marí jugaron como cedidos en el equipo desde el Manchester City. No serán los últimos.

El entramado viene de lejos. Hace cuatro años, el Girona estaba en concurso de acreedores y en 2015 cerca de la liquidación. Por arte de magia, el 1 de julio de ese mismo año, dos ex directivos de Canal Plus Francia, Jean-Louis Dutaret y Samir Boudjemaa, como propietarios de la empresa francesa TVSE Fútbol, compraron el club haciéndose con el 80% de las acciones de la entidad.

Inyectaron casi 4 millones de euros para acabar con las deudas y cambiaron la estructura de la institución.

No se les ha vuelto a ver. Según las fuentes consultadas por PlayGround, son meros títeres de una potencia mucho más grande. El problema es que en su momento nadie se preguntó qué gente había entrado en el club.



"La prensa deportiva local no se preocupó por averiguar quién había comprado el club. Con que les inviten a la fiesta del ascenso, están contentos", nos cuenta Pau Casacuberta, periodista en Ariet.

Si se hubieran hecho esa pregunta, descubrirían que Dutaret estuvo implicado en uno de los casos de corrupción franceses más graves de los años 90, sacando provecho de la privatización del servicio de agua de Grenoble, y que fue condenado a 4 años de cárcel y 400.000 euros. También que la empresa que dirigen estos dos hombres organiza eventos y gestiona derechos de televisión deportivos, pero su volumen de negocio es inferior al presupuesto del Girona.

Entonces, ¿de dónde sale tanto dinero?

Cuando Dutaret fundó TVSE Fútbol lo hizo como representante de una consultora de telecomunicaciones inglesa llamada Horace Partners, que se disolvió este marzo. TVSE Fútbol sigue en activo porque es una sociedad limitada que puede cambiar de manos sin dejar ningún rastro en el registro mercantil. La cosa es que se conocen al fundador de la entidad -Dutaret- y al presidente -Boudjemaa-, pero nadie conoce nada a los accionistas que pueden haber comprado la empresa después de su creación y que estarían liderando el Girona FC en la sombra.



Casacuberta apunta a la empresa de Jaume Roures, Mediapro. "Nadie puede asegurar que Jaume Roures sea el verdadero dueño, pero tiene muchos números. Es dueño de los derechos televisivos de La Liga. ¿Hasta qué punto le interesa presentarse también como propietario de un club?", se pregunta el periodista.

Los directivos del club tienen o han tenido alguna relación con el empresario catalán. El presidente, Delfí Geli, trabajó 6 años para él. Ignasi Mas-Bagà, como actual director general, también. Y para cerrar el círculo, el ya mencionado Pere Guardiola, que oficialmente actúa como "consultor externo" de los franceses y trabaja actualmente en Media Base Sport, una agencia de representación vinculada al grupo Mediapro. "La tiene a medias con Roures", nos apunta Casacuberta.

No queda ahí la cosa. Semanas antes de que Dutaret y Boudjemaa entraran en el club, algunos medios especularon con que Jaume Roures adquiriera el Girona. El Diari Gol aseguró que Jaume Roures y Ferran Soriano, un ex directivo del FC Barcelona y precisamente actual director ejecutivo del Manchester City, querían comprar la entidad al 50%.



Casualmente -o no tanto- ahora el club puede pasar de las manos de uno al otro indirectamente.

¿Y el anterior propietario? Josep Delgado explotaba minas de cobre en el Congo y exportaba metal por todo el mundo, Polonia incluida. En el país del este inflaba las cifras de exportación para desgravarse el IVA, llegando a estafar 30 millones a la hacienda polaca. Acabó siendo detenido en un restaurante de Sevilla en agosto de 2016 pese a tener una orden de busca y captura de la Europol desde 2012. A día de hoy está en una cárcel de Varsovia.

Este cambio de manos en el club es más fácil que se produzca cuando no existe una masa social consistente. La gente de Girona no acaba de preocuparse por el club y han hecho con él lo que han querido. "La afición es voluble. Cuando las cosas no van muy bien, desaparece. Ahora con el ascenso se llena el campo, pero en diciembre iban 3.000 personas", nos recuerda Casacuberta.

Por otro lado, parece que se está gestando una nueva grada de animación surgida desde la izquierda independentista de la ciudad, según las fuentes consultadas.

Quizá este nuevo grupo se pregunte en un futuro qué pez gordo mueve los hilos en el Girona FC.


share