PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

El escándalo que acabaría de hundir a Franz Beckenbauer

H

 

Unos pagos dudosos de la FIFA en una cuenta en Gibraltar son el último episodio negro del Kaiser

Omar Naboulsi

21 Febrero 2017 12:08

Franz Beckenbauer vuelve a salir a la palestra por un caso de corrupción. El ex director de Finanzas de la FIFA, Markus Kattner, ha acusado al alemán de recibir pagos dudosos de la FIFA en una cuenta de Gibraltar vinculados con el Mundial'10 de Sudáfrica, adelanta el diario Bild.



Según las declaraciones de Kattne a la fiscalía suiza, la FIFA asumió el pago de al menos 1,7 millones de euros que la Federación Sudafricana de Fútbol debía abonar a Beckenbauer y a sus socios Andreas Abold y Fedor Radmann por trabajar como asesores para la candidatura del país africano.

En 2005, cuando la Federación Sudafricana debía hacer frente a los honorarios de Beckenbauer y compañía, atravesaba serios problemas financieros. Entonces el secretario de la FIFA en aquella época, Urs Linsi, ordenó personalmente el pago de esas facturas para "ayudar" al país africano. El problema es que tal y como dictan los estatutos de la FIFA, el organismo no puede pagar costes relacionados con candidaturas al Mundial.

Con la intención de esconder el escándalo, Radamnn y Abold, recibieron su dinero directamente, pero el sueldo de Beckenbauer fue ingresado en la cuenta de una empresa en Gibraltar.



Estos pagos ya son parte de las investigaciones abiertas por la justicia suiza sobre Beckenbauer desde hace un par de años por corrupción, malversación y blanqueo de dinero cuando ejercía de presidente de la candidatura de Alemania al Mundial'06.

El país germano habría utilizado un fondo secreto de 10 millones de francos suizos (6,7 millones de euros) para comprar votos y obtener la organización del Mundial 2006. Aunque aún se desconozca el motivo de la transferencia, las investigaciones se centran en el pago de esos 6,7 millones por parte de la Federación Alemana al entonces jefe de Adidas, Louis Dreyfus. Su fallo fue no registrar el pago correctamente en la contabilidad de la organización.



Según informes internos encargados por la organización alemana, la transferencia se produjo desde una cuenta de Beckenbauer a otra de Catar que gestiona el ex funcionario catarí de la FIFA Mohamed bin Hammam, inhabilitado por la FIFA por malversación de fondos tras una investigación sobre la adjudicación del Mundial'22. Una trama de corrupción que ni se sabe cuándo empezó ni dónde acabará.




share