PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Prohibido hablar de las intimidades de Cristiano hasta que lleve 70 años muerto

H

 

Si trabajas para Cristiano no puedes hablar de él hasta 70 años después de su muerte, Neymar cobrando 83 dólares por firmar un cromo y otros nuevos chollos desvelados por Football Leaks

Omar Naboulsi

07 Diciembre 2016 14:07

En el fútbol moderno los jugadores tienen cláusulas en sus contratos difíciles de creer. Todo lo que sea ganar dinero y proteger su intimidad es bienvenido.

Esta semana el grupo ruso Football Leaks , que filtra informaciones relacionadas con los entresijos del fútbol, ha revelado algunas de ellas a través de la red de periodismo de investigación EIC, a la que pertenece El Mundo.

La primera de ellas involucra directamente a Cristiano Ronaldo.



En 2012, la estrella del Real Madrid exigía en los contratos de confidencialidad de sus empleados del hogar que los trabajadores no podían hablar del jugador en los medios de comunación hasta 70 años después de su muerte o de la del último de sus familiares.

Si no cumplieran la cláusula, recibirían una multa igual a cinco veces las cantidades que reciban en los medios, con un mínimo de 300.000 euros.



Otro de los protagonistas de las filtraciones es Neymar. En 2013 el brasileño se llevó 50.000 dólares por firmar 600 cromos de Panini: 83 dólares por cromo. Unos números que fueron superados por el propio Cristiano Ronaldo el año pasado, que se llevó 175.000 dólares por 1000 cromos.

Ambos jugadores eran los estandartes de la campaña publicitaria, aunque otros como Xavi Hernández recibieron 40.000 dólares, o Michael Laudrup, que se llevó 12.000 libras aunque lleve 18 años retirado.



En los clubes más modestos también hay cláusulas llamativas. En 2015, el Betis fichó a Rafael Van der Vaart con una condición: podía llevar "cualquier calzado deportivo pero en ningún caso podrá contener el color rojo". Todo por evitar los colores del Sevilla, su eterno rival.

En cambio, a Thomas Vermaelen le pagaron por aprender idiomas. En el contrato que el defensa belga firmó con el Barça en 2014, el club le daba un bonus de 100.000 euros anuales para que el cuerpo técnico pudiera "colocarle en la posición que considere, alinearle o no en el once titular y usarle o no en otras actividades deportivas". Para ello, el jugador belga se comprometía a "integrarse en la sociedad catalana y aprender catalán".

También sabemos cuánto dinero se lleva Lavezzi por estar dos años en la potente liga china. El Hebei Fortune le paga al argentino 56,7 millones de dólares por 23 meses de trabajo: 57 dólares al minuto. Además, el club le puso dos casas amuebladas, dos coches, un cocinero y un conductor.



Hugo Lloris también ha sabido sacar una buena pasta al Tottenham. El portero francés recibía 7.000 libras por cada partido que era titular, otras 8.000 libras en caso de victoria, y, además, 3.500 libras si su equipo empataba o perdía. Todo beneficios.

El Atlético de Madrid hizo caja con la venta del Kun Agüero al Manchester City en 2011. Dejando a un lado los 36 millones de traspaso, los colchoneros se llevaron 250.000 euros por cada 15 goles del argentino y otros 250.000 euros por cada 25 partidos, con un tope de 2 millones.

Además, Thiago Silva conoció la gentileza de los qataríes del PSG nada más llegar el club. Los jeques se empeñaron en pagarle los 2,5 millones de euros en impuestos atrasados que Silva debía a la Hacienda italiana, sin tener en cuenta su sueldo de 8 millones por temporada.



Por último, en 2014 el danés Daniel Agger se fue del Liverpool al Brondby, siendo catalogado como el mejor jugador jamás comprado en la Liga danesa. A sabiendas de su posición, Agger pidió que en los partidos como local se colgase un cartel publicitario de Kloagger, una empresa fundada un año antes por el jugador, su hermano y un amigo.

share