Sports

¿De qué patio de colegio se han escapado Mayweather y McGregor?

"Viene con un chándal porque no tiene dinero" vs "Esto es un cheque de 100 millones"

Solo dos luchadores con ganas de demostrar quién es el más chulo del barrio podían convertir el Staples de Los Ángeles en el patio de un colegio de primaria.

Floyd Mayweather y Conor McGregor se subieron al escenario para hacer el careo de promoción de su pelea -sin sentido, pero ese es otro tema- del próximo 26 de agosto. Lo que nadie esperaba es que se convirtiera en un hervidero de sandeces y reproches donde dos niños de 10 años discuten vagamente cómo pueden acabar uno con el otro.

El irlandés se plantó con un traje azul hecho a medida adornado con líneas blancas compuestas por las palabras "Fuck you" en bucle. Así, de primeras, demostrando talante desde el minuto 0.

Mayweather optó por un chándal ancho con los colores de la bandera de los Estados Unidos, suficiente para que McGregor se burlara de él.

"Lo único que me interesa es vestir bien y patear los culos de mis rivales. Se vistió con un chándal. Ya ni siquiera puede permitirse un traje", le echó en cara el luchador de MMA, que dicho sea de paso, empezó a pelear cuando era un adolescente porque sufría acoso escolar. Quizá ni se haya planteado que la sudadera del estadounidense valga más que su americana, pero todo valía para sacar a relucir que el fisco estadounidense anda detrás de Mayweather por unos impuestos que no ha pagado.

Si la objeción de por sí justea, la respuesta roza lo absurdo. En un ejercicio de egolatría y exceso de amor propio, el boxeador le responde: "este perro ganó tres millones en su última pelea, yo eso lo hago solamente entrenando".

¿Es necesario que con 40 años te pongas a fanfarronear con el dinero que tienes o dejas de tener, Floyd?

Ser millonario y famoso gracias a un fenómeno de masas no tiene por qué obligarte a ser presuntuoso ante las cámaras. Y si te gusta serlo, al menos demuéstralo con un poco de elegancia, no soltando de manera burda que tienes más dinero que el tipo que tienes delante y de las 11.000 personas que han pagado una entrada.

El problema no es que solo habló de su caché, sino que sacó un cheque de 100 millones de dólares como si desafiara a McGregor para comprobar a quién le pesa más la cartera.

El nivel de debate es el que es, y McGregor, que cumple 29 años esta semana, solo pudo replicar con un "y tu más" de nuevo rico convertido en un esnobismo vomitivo. "El Rolls Royce con el que Mayweather vino es de 2012", apunta mirando al público. Molaría ver qué coche llevaba él cuando trabajaba de fontanero en Crumlin hasta hace apenas un lustro.

Además, se deberían preguntar si les sale a cuenta entrar en este juego infantiloide del circo mediático ofreciendo a cambio una imagen engreída, estúpida y tan "atrevida" que es capaz de meter la religión de por medio, por muchos millones que ingresen en la cuenta.

"Dios no se equivoca, hizo sólo una cosa perfecta: mi récord de boxeo (49-0)", anuncia Mayweather.

A ver si con suerte obra su segunda obra perfecta y les trae ambos un saco de humildad cuando se retiren.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar