Sports

Cómo dilapidar 14 milones de dólares (y culpar a las mujeres y los caballos)

Tras perderlo todo, el talentoso Fabián O'Neill hoy trabaja en una verdulería de Montevideo

Fabián O'Neill es un exfutbolista uruguayo de 43 años que llegó a tener 14 millones de dólares en su cuenta y que ahora sufre para pagar la comida a diario. "Yo teniendo para tomar y que mis hijos estén bien, ya está. A mí no me molesta ser pobre. Después para comer, se come arroz con huevo igual", ha dicho O'Neill en Ovación, contando los motivos que le llevaron a desperdiciar tal cantidad de dinero.

Como suele ocurrir en otros casos, las adicciones y los vicios le llevaron a tomar malas decisiones. O'Neill mostró su fútbol en el Cagliari italiano y llegó a jugar en la Juve al lado de Zinedine Zidane, que dijo que el uruguayo era el mejor jugador que había visto.

"Caballos lentos, mujeres rápidas y timba (apuestas), eso es lo que hace que no te quede nada. Siempre timbeaba", cuenta O'Neill, que jugó el Mundial de Corea y Japón en 2002. Pero no parece que hayan sido esas mujeres a las que menciona quienes le han quitado los millones de la cartera.

"Yo tuve 20 caballos en el hipódromo de Maroñas. Cuando era jugador timbeaba más, porque tenía más plata. Ahora no puedo porque no tengo nada", confiesa el futbolista que se retiró del fútbol profesional antes de cumplir 30 años por la mala vida y las lesiones.

De hecho, el año pasado le operaron de la vesícula y los médicos le recomendaron estar tres años sin beber alcohol. No aguantó ni un mes.

Pese a haberlo perdido todo, Fabián O'Neill se siente cómodo como vive. "Es mejor estar así que tener plata. Yo tuve mucha plata y tuve millones de amigos. Esos amigos que hoy no existen. Hoy tengo sólo diez o doce bohemios como yo, pero son los que me ayudan. Nos acomodamos entre todos", cuenta el ex jugador de la Juventus.

"Soy feliz porque hay gente nueva que está conmigo cuando no tengo nada. Hoy paro acá en el bar con un grupo y nos ayudamos unos a los otros. A veces tengo mil pesos yo, o los tienen ellos. Y el señor del puesto me da algo para que me lleve a casa para comer".

Ahora vive en Montevideo, a 290 kilómetros de Paso de los Toros, su ciudad natal. Atiende en una verdulería, no reniega de su pasado y disfruta de sus amigos. Se siente feliz y vive en casa de su suegra.

Por último, O'Neill soltó una reflexión que muestra los sinsabores de los adinerados. "Quiero seguir así, no quiero estar al lado de los ricos. Nunca lo quise, el rico era yo".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar