Sports

Le niegan coger dos taxis en un día por su perro guía

"Me sentí más ciego que nunca", afirma el atleta paralímpico David Casinos

Imagen Getty

En una escena totalmente gore, como sacada de una secuela de Holocausto Caníbal, imagínate por un momento que un taxista te pide que te arranques los ojos para subir a su coche.

Metafóricamente hablando es lo que le ha pasado a David Casinos. Dos taxistas en un mismo día se negaron a llevar a este atleta paralímpico ciego por su perra guía Farala, que al fin y al cabo son sus verdaderos ojos. Lo curioso es que los desagradables incidentes le sucedieron en dos ciudades diferentes, Madrid y Valencia.

Obviamente, no es la tónica habitual.

" Estoy cansado de coger taxis. Siempre te encuentras con gente maravillosa que no se lo piensa ni dos segundos en dejarte entrar en su taxi. Viajo mucho y nunca he tenido problemas de subir a los taxis ahora con Farala y antes con Ximena -su anterior perra guía-, pero esto me pasa un día cualquiera, a veces notas que al taxista no le gusta el perro, pero son profesionales y punto" cuenta el ganador de cuatro oros en "La Tarde" de la Cadena Cope.

Al final sí que sabe qué hacer: Casinos denunciará a los dos taxistas. Tanto en la estación de Atocha como en la de Joaquín Sorolla le pidió al servicio de atención de Renfe que le acompañaba que hiciera un foto de la matrícula del coche y de la licencia y le dijo a los taxistas aquello de "yo no te puedo ver, pero tu me volverás a ver".

"Me encontré ciego, más ciego que nunca", confiesa Casinos, de 45 años, que en ambas situaciones acabó encontrando otros taxistas que entendían su situación.

¿Es una simple falta de empatía o los taxistas están obligados a montar a los perros guía en sus coches?

La ley está con los animales. La normativa contempla el acceso de una persona ciega con su perro guía a cualquier espacio público o espacio privado de uso público desde finales de los años 80, incluidos los taxis.

El problema es que algunos taxistas se niegan a subir animales a su vehículo a no ser que vayan en cajas especiales, al igual que en la hostelería, sin tener en cuenta que los perros guías son imprescindibles en su día a día. Es probable que en ambos sectores desconozcan la ley y no tengan en cuenta que si le arrebatan la vista a un ciego, este puede denunciar y provocar que les caiga una multa importante.

Quizás una sanción ejemplar para crear un precedente sea la mejor solución para acabar con una discriminación tan delicada.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar