PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Autolesión y posado para Playboy: tragedia de la mayor farsa sobre un césped de Sudamérica

H

 

El Cóndor y La Fogueteira: una historia en la que todo salió peor que mal

Ignacio Pato

14 Enero 2017 06:00

Como un perverso efecto mariposa, como si te hubiera escrito el guión tu peor enemigo, fue como salió todo el 3 de septiembre de 1989. La cosa fue así:

Minuto 68 de un Brasil-Chile donde ambos se jugaban el pase al mundial de Italia. Gana Brasil 1-0. Suena un estruendo del público de Maracaná y la televisión enfoca al portero chileno, Roberto Rojas, tirado en el suelo junto al humo de una bengala lanzada desde la grada.


Imagen relacionada


Los chilenos se arremolinan junto a su compañero, que se retuerce cubriéndose la cara. Alguno de ellos, como Patricio Yáñez, mira al público brasileño y se agarra los testículos y hace un corte de mangas. Se piden camillas para retirar a Rojas del césped. No aparecen. Son los propios chilenos quienes se lo llevan en brazos. Chile aprovecha para retirarse por completo del campo, justo cuando una cámara consigue acercarse y grabar al portero con la cara llena de sangre.


Resultado de imagen de brasil chile 1989


Ahí se acabó el partido. Pero la farsa iba a durar poco: al día siguiente los comisarios deportivos de la CONMEBOL revisan las imágenes y ven que la bengala no impacta sobre Rojas, sino que cae a algo más de un metro de él. Además, la herida de Rojas, por donde sangraba abundantemente, no tenía restos de pólvora y sí forma de incisión por un objeto cortante.



Roberto 'El Cóndor' Rojas iba a tener que confesar la mayor vergüenza de la historia del fútbol chileno.

El 6 de septiembre, tres días después de los hechos, Rojas convoca una rueda de prensa para decirle al mundo que se había autolesionado cortándose la frente con una cuchilla de afeitar. La llevaba escondida en uno de sus guantes, esperando el momento adecuado. El objetivo: forzarla victoria chilena por descalificación brasileña o al menos un partido en campo neutral donde Chile tendría más posibilidades de vencer a Brasil que en Maracaná.


Resultado de imagen de rojas condorazo


Se le iban a acabar las ganas de volver a preparar algo así a Rojas, o más bien no tendría oportunidad de hacerlo: la FIFA decide suspenderlo de por vida. También castiga a Orlando Aravena, el entrenador, y a un médico del equipo, como autores intelectuales del intento de engaño, y al jugador Fernando Astengo como cómplice. A Chile se le excluye del futuro mundial del 94, y por supuesto le da el partido por ganado a Brasil por 2-0. En el país andino, disturbios en la embajada brasileña, calificativos de "país primitivo" para Brasil por parte de almirantes de la dictadura de Pinochet y teorías conspiranoicas de que el presidente de la FIFA, el brasileño Havelange, favorece a su país.


Resultado de imagen de escandalo chile maracana


En Brasil, sin embargo, estaban a otra cosa. Las cámaras del estadio habían identificado a la lanzadora de la bengala que cayó junto a Rojas y la policía la había detenido. Era Rosenery Mello, una chica de 24 años que desde ese momento pasaba a ser conocida como la "Fogueteira do Maracanã".


Imagen relacionada


Tenía un hijo de pocos meses y su reacción fue la lógica: asustarse de la que se había montado. Estuvo un día en la cárcel pero fue liberada por falta de cargos. "Fue sin querer", dijo a todos los periodistas que la esperaban. Las televisiones se la rifaron y acabó aceptando una suculenta oferta: 40.000 dólares por posar desnuda para Playboy.

En la portada, Rosenery brindaba por un feliz 1990 junto al titular "La desnudez y la gracia de la cohetera de Maracaná".



No supo aprovechar el momento, confesó años después. Se gastó rápido el dinero y se mudó de Río a Brasilia, al parecer para evitar a la prensa. Acabó montando una verdulería y un puesto de hot dogs que no fueron demasiado bien.

En 2011, con solo 45 años, moría de un aneurisma cerebral. Definitivamente, nada bueno parecieron traer aquellos segundos de Maracaná.


Resultado de imagen de fogueteira maracana


share