Sports

Estadísticamente es mejor que la mitad de sus rivales, pero nadie le contrata

¿Está Kaepernick en el paro como represalia por su postura política?

Colin Kaepernick está todavía sin un puesto en la NFL tras 5 años con un rendimiento destacable en la liga. Aunque en su última temporada en los San Francisco 49ers era un habitual del banquillo, completó unos números sólidos.

De hecho, estadísticas en mano, su rendimiento es mejor que otros 15 quarterbacks de la NFL, al menos en cuanto a pases para conseguir puntos se refiere, tal y como refleja este análisis publicado por el Washington Post.

Si los números en la última temporada no son suficientes para que lo contrate alguna franquicia, hay un dato que puede convencer a los equipos: su ratio de intercepciones a lo largo de su carrera es el segundo mejor en la historia de la NFL (1,8%), sólo por detrás del de Aaron Rodgers.

Si se miran sus números más de cerca, parece claro que Kaepernick merece estar jugando NFL, al menos como suplente. No se entiende que las franquicias no se hayan decidido a ficharle si no es por motivos políticos.

El ejercicio de su libertad de expresión al arrodillarse cuando sonaba el himno nacional se convirtió en un icono de lucha lucha social.  El país que se jacta de ser “la tierra de la libertad” le ha dejado en paro por denunciar una injusticia. A Kaepernick no le han perdonado por rebelarse ante la brutalidad policial contra la comunidad negra de Estados Unidos de una manera que molestó a más de uno.

De nada le ha servido que los jugadores de su equipo le eligieran como mejor compañero o que dé charlas en escuelas a los jóvenes sobre sus derechos.

Tampoco que regalara sus viejos trajes hechos a la medida a personas que acababan de salir de prisión. Ni siquiera que fuese escogido como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time.

En un año donde se cumplen 50 de la negativa de Muhammad Ali de ir a la Guerra de Vietnam en 1967 y quedarse sin sus títulos y sin poder pelear durante 3 años, queda claro que el timing de las protestas lo es todo, y quizás Kaepernick no ha sabido dominarlo. Decidió rebelarse el verano pasado, en un momento en el que la sociedad estadounidense daba un giro hacia posturas mucho más conservadoras, como muestra la elección de Donald Trump. 

El lema de campaña del actual líder de la Casa Blanca fue “Estados Unidos primero” y no hay cosas mucho más estadounidenses que escuchar el himno nacional en medio de un partido de fútbol americano.

Además, ocho dueños de equipos de la NFL hicieron donaciones millonarias al desfile de investidura de Trump, un señor que el pasado 21 de marzo habló sobre la situación laboral de Kaepernick diciendo que muchos equipos estaban temerosos de firmarlo porque “no quieren recibir un tuit malvado de Donald Trump".

Todo se resume en que los equipos no le fichan por motivos políticos o que Kaepernick tiene al peor agente del mundo, el mismo que le consiguió un contrato de 114 millones de dólares por seis temporadas hace apenas tres años. Que cada uno lo vea como quiera.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar