PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Las graves equivocaciones de Carmena con el caso Zozulya

H

 

En tres frases, cuatro errores imperdonables

Ignacio Pato

15 Febrero 2017 12:01

'Ahora sí: Madrid capital del cambio' fue el eslogan con el que Manuela Carmena llegó a la alcaldía de la ciudad, pero el contenido de esa frase brilla por su ausencia en las desafortunadas palabras que recoge de Carmena La Gazzetta dello Sport.

"No es algo de un barrio entero como se ha mencionado, es cosa de algunos aficionados", ha dicho Carmena sobre el rechazo social que el fichaje del ucraniano Roman Zozulya ha despertado en la afición de Vallecas. "Si hay algo políticamente discutible, y no hay duda de que los nazis lo son, lo tienen que decir los tribunales, no las voces de los que van al estadio. La última palabra sobre las actitudes personales reprobables política y penalmente es responsabilidad de los tribunales, no de la masa o las minorías", ha agregado.

Consideramos que, en tan pocas palabras, Carmena se equivoca demasiado. Hasta en cuatro puntos:

1) El rechazo a Zozulya no es minoritario entre la masa social rayista -y por tanto en la institución oficiosamente más representativa del barrio de Vallecas-. Los medios han sucumbido a la tentación de volver a criminalizar al grupo Bukaneros, obviando que a través de la agrupación de peñas ADRV se ha manifestado el consenso que existe en el rayismo con respecto a este tema.

2) Echamos en falta palabras de la alcaldesa en relación a las diez personas sobre las que está pendiente una querella criminal por un delito de coacciones más que discutible. Dos de estas personas están acusadas por el mero hecho de ofrecer una rueda de prensa explicativa en calidad de portavoces legitimados por las peñas de aficionados del club madrileño. En repetidas ocasiones, la afición rayista ha manifestado que su deseo es solo expresar que Zozulya "no es bienvenido, que no queremos que vista la Franja", según el comunicado de las peñas, y que en el hipotético caso de que el jugador viniera a Vallecas en ningún momento habría violencia contra él.

3) Un vínculo demostrado con la ultraderecha, y más en concreto con una acusada de crímenes de guerra, no es "una actitud personal reprobable políticamente". Se parece más bien a una amenaza contra la seguridad y la tolerancia de un barrio como Vallecas.

4) Si Madrid fuera 'la capital del cambio' su equipo de gobierno municipal sabría que el fútbol, como manifestación masiva de cultura popular, es un fenómeno 100% político. La de Carmena en el palco del Santiago Bernabeu es una presencia política, los precios de las entradas y los horarios de los partidos incompatibles con muchas economías y rutinas de la clase trabajadora son una decisión política y los equipos no juegan al fútbol en el vacío social. La expresión de una comunidad de aficionados a este deporte, como mínimo, ha de ser escuchada con respeto.

**********

Para conocer más en profundidad el caso Zozulya, puedes leer:

Zozulya, ¿un nazi ucraniano para provocar en Vallecas?

Zozulya, ¿qué hace un no-nazi como tú en un vídeo como este?

Lo normal de fascista

Miedo y asco a Vallecas



share