PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

A Carla la acusan de ser un chico por ser tan buena portera

H

 

El entrenador rival atacó a Carla diciendo que era un niño llamado Hugo. Pero no...

omar naboulsi

23 Junio 2017 11:36

Carla Moolenaar tiene 12 años, lleva el pelo corto y tiene un talento innato para parar todos los disparos que le llegan a su portería. Hace ya un tiempo que decidió cortarse la coleta que siempre había llevado, y eso ya parece que sea una excusa para que sus rivales duden de su género cada poco.

Con su 1'63m de estatura y la seguridad que desprende en la portería, es una de las mejores jugadoras del Asturias Femenino y una habitual de la selección asturiana.

Se pasa los partidos amargando a los delanteros rivales. Justo eso le pasó hace poco a los alevines del CD Tropezón, que vieron cómo Carla les eliminó del Torneo de Ribadeo con sus paradas en la tanda de penaltis. Carla, que la temporada que viene jugará en un equipo femenino del Sporting de Gijón, detuvo dos de los tres lanzamientos rivales para dar la clasificación a su equipo.



Al acabar el partido, el entrenador rival reclamó a la organización del torneo que Carla en realidad no era una chica, sino un chico.

"Al terminar el partido me contaron que el entrenador del Tropezón había denunciado al comité del torneo que habíamos ido a Ribadeo con un equipo femenino y que, sin embargo, la portera era en realidad un niño. Un niño que se llamaba Hugo. Mi hija, como todas las demás jugadoras, llevaba su nombre detrás, en la camiseta", ha explicado la madre de Carla, Asunción Torre, en varios medios de comunicación.

Aunque esta reclamación por sí sola ya es una falta de respeto a Carla y a toda su familia, además no tiene ningún sentido: la organización explicó al CD Tropezón que se trataba de un torneo alevín, con cabida para jugadores y jugadoras.

El entrenador del Tropezón no se atrevió ni a pedir disculpas él mismo y mandó a su mujer para que hablara con la madre de Carla, diciéndole que fue un lapsus.



Cuando Asunción le explicó a su hija todo lo que había pasado en el partido, le contestó:

"Anda, ahora entiendo por qué unos niños del Tropezón empezaron a gritar '¡Hugo, Hugo!'. Yo al sentir tanto ruido, miré. Uno me señaló y dijo: '¿Veis? Se llama Hugo'. Yo decía: '¿Qué les pasa?, ¿a quién llaman?'".



Es habitual que le pregunten a Carla si es un niño, y no solo en el fútbol, aunque normalmente la gente no llega tan lejos como este entrenador que probablemente no supiera distinguir entre género, apariencia y orientación sexual. Sin embargo, más preocupante que la ignorancia es que se ofenda por perder y piense “nos han parado los penaltis porque es un portero, no una portera”, sin plantearse que haya porteras igual de buenas o más que cualquier chaval que entrene.

Precisamente este técnico más que nadie, como entrenador en una categoría mixta, debería saber de las capacidades de las futbolistas...


share