PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Una camiseta maldita: 3 Celtics muertos antes de los 27

H

 

Fab Melo es el último Celtic en morir prematuramente. No ha sido el único

Omar Naboulsi

13 Febrero 2017 18:21

Diecisiete anillos de campeón, 21 títulos de conferencia y 10 MVP's de la temporada hacen de Boston Celtics la franquicia más laureada de la historia de la NBA. Sin embargo, sus vitrinas llenas no esconden el infortunio humano: 3 jugadores que han pasado por sus filas han muerto prematuramente.



El último de ellos ha sido el brasileño Fab Melo, de 26 años, que fue encontrado este sábado sin vida en su casa de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais. Según cuentan diversos medios locales, sufrió un ataque al corazón mientras dormía, aunque no ha sido confirmado por la familia, que no ha querido dar detalles de las causas el fallecimiento. Fue su madre quien lo encontró inconsciente y llamó a los servicios de emergencias, pero cuando la ambulancia llegó a su residencia ya había muerto.

Melo llevaba un par de temporadas jugando en la liga brasileña tras un paso frustrado por la NBA en la temporada 2012-13. De hecho, con los Celtics solo jugó seis partidos.

Al menos llegó a debutar, porque a Len Bias no lo dio tiempo. Este prodigio ofensivo del baloncesto murió por una sobredosis de cocaína la misma noche que los Boston Celtics le seleccionaron en el puesto número 2 del Draft de 1986 mientras lo celebraba con sus colegas de la universidad, como recordamos aquí el último verano. Solo tenía 22 años.



Su muerte significó un antes y un después en una sociedad que desconocía los efectos que podía acarrear la cocaína. Ver como un deportista que estaba cerca de convertirse en una estrella mundial -máximo rival de Jordan en su ciclo universitario- moría a causa de esa droga, fue un drástico toque de atención.

Hasta tal punto llegó la reacción social que desencadenó la muerte del jugador que, en 1988, el Congreso norteamericano aprobó una estricta ley antidroga conocida como "La ley Bias".

Tras unos años oscuros en la franquicia de Boston coincidiendo con la muerte de Bias y el ocaso de la carrera de Larry Bird, Reggie Lewis parecía su gran esperanza. Sus más de veinte puntos de promedio en la 91-92 (cuando fue All Star) y la 92-93 hacían presagiar que el equipo tenía un nuevo líder. Nada más lejos de la realidad: Lewis murió de forma súbita en el verano de 1993.



Su corazón dijo basta durante un entrenamiento de postemporada en la Universidad Brandeis. Con 27 años, Lewis murió una calurosa mañana de julio mientras practicaba lanzamientos a canasta.

Unos meses antes el cuerpo ya le dio un aviso desmayándose en la primera ronda de los playoffs contra los Charlotte Hornets. Según los médicos, una cardiomiopatía hipertrófica tuvo la culpa de su muerte, una de las principales causas de muerte súbita entre deportistas.

Tres jugadores muertos, tres causas distintas y una sola camiseta. ¿Casualidad?


share