Sports

Bernie Ecclestone o la caída del jefe fascista de la F1

El defensor de Hitler, Sadam y Thatcher ha sido despedido con 3 billones en la cuenta

Era cuestión de tiempo: a Bernie Ecclestone le han echado de la F1. Los nuevos propietarios del gran circo del automovilismo, el grupo estadounidense Liberty Media, querían savia nueva en la dirección de la Formula One Grup. “Fui despedido. Simplemente me voy. Es oficial. Ya no llevo la compañía", anunció el empresario inglés.

A sus 86 años solo le queda disfrutar del dinero que ha ganado después de cuatro décadas siendo el mandamás de la F1. Para ser exactos, unos 3 billones de dólares según Forbes, aunque no le gusta presumir de ello.  

"El dinero no significa nada para mí. No gasto tanto como podría", dice él.

Después de tantos años expuesto como personaje público, se sabe de qué pie cojea. Ecclestone es muy conservador y ha hecho diversos guiños al fascismo en repetidas ocasiones. En una entrevista en The Guardianhace 7 años destacó los logros de Hitler y minimizó los relatos de su oscura biografía.

“Puede que lo que voy a decir ahora se considere terrible, pero al margen de que Hitler se dejara llevar en un determinado momento para hacer cosas que no sé si realmente quería hacer, lo cierto es que estaba en posición de mandar a muchos y de conseguir que se hicieran muchas cosas”. Se quedó tan ancho.

Ecclestone siempre ha mostrado predilección por los líderes autoritarios, por eso propuso a su colega Max Mosley, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo, como primer ministro británico. Se debe destacar que el padre de Mosley fue el fundador de la Unión Británica de Fascistas y precisamente era amigo íntimo de Hitler, quien fue testigo en su boda.

Además, en 2008 saliió a la luz un video donde Max Mosley protagonizaba una orgía sadomasoquista de temática nazi con varias prostitutas.

“Prefiero a los líderes fuertes. Margaret Thatcher tomó muchas decisiones sobre la marcha y construyó este país lentamente. Ahora lo hemos déjado ir otra vez. Todos estos muchachos, Gordon Brown y Tony Blair, tratan de complacer a todo el mundo todo el tiempo. Creo que Max Mosley haría un estupendo trabajo, es un buen líder”, explicó Ecclestone.

No solo se queda con la derecha británica, sino que también es un defensor de Sadam Hussein, cazacomunistas y dictador de Irak durante 24 años. "Los políticos están demasiado preocupados por las elecciones. Eliminar a Sadam Husein fue una mala idea. Era el único que podía controlar ese país".

En cuanto a la política actual, es un firme defensor de la administración Trump. "Pienso que Trump será lo mejor para el mundo, no sólo para América. Hará un buen trabajo y que será flexible. Con la otra opción, hubiera sido lo mismo que hemos tenido hasta ahora. Trump me pareció un hombre de negocios normal y de buen corazón, que intenta hacer lo mejor para sí mismo", piensa el ya ex mandatario de la F1.

"No te enfades, véngate". Ese es el lema de Ecclestone. Es consciente del poder que tenía y sus rivales tambíen. Quizás por eso se haya tardado tanto en derribarle de su puesto. "No tengo ni idea de por qué me tienen miedo, sólo sé que han de temerme. Espero que la gente aprecie que yo hago lo que digo que haré. Si alguien me hace algo malo, yo espero". Así es el mayor tirano de la historia de la F1.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar