Sports

El Barça no homenajea al Dream Team del 92 ¿por ser unos abuelos?

Según Julio Salinas, el partido-homenaje está en el aire porque el club cree que el estadio estará vacío

"Dijeron que no veían la idea muy clara porque parece que tuvieran miedo a que el estadio estuviera vacío, que la gente no iría". Así ha hablado hoy en la radio catalana RAC1 el exdelantero Julio Salinas en referencia al partido de homenaje al equipo del Barcelona que ganó la Copa de Europa en 1992 con motivo del 25º aniversario.

"Tampoco veían clara la fecha, a finales de junio, cuando la Liga hubiera terminado. Al final somos un grupo de abuelos, por decirlo de alguna forma, pese al 25º aniversario... (piensan) que un partido de este tipo no motivaría a la gente para ir al campo", ha dicho Salinas, que también ha apuntado que la idea es que sirva también de homenaje al Barça de Cruyff porque participarían jugadores identificables con el proyecto del holandés como Xavi o Puyol.

Según el Barcelona, que no descarta el partido, la idea es que los exjugadores escojan el formato. Salinas es uno de los promotores del mismo. El delantero vasco fue uno de los titulares que el 20 de mayo de 1992 ganaron contra la Sampdoria de Génova la primera Copa de Europade las 5 que tiene actualmente el equipo catalán.

Junto a él, Johan Cruyff alineó ese miércoles a Andoni Zubizarreta, Albert Ferrer, Ronald Koeman, Fernando Muñoz 'Nando', Pep Guardiola, Eusebio Sacristán, José Mari Bakero, Juan Carlos Rodríguez, Michael Laudrup y Hristo Stoichkov. También jugaron Jon Andoni Goikoetxea y José Ramón Alexanko. Sería precisamente el veterano -36 años entonces- central de Barakaldo quien levantase el trofeo. El más joven, el exrecogepelotas Guardiola, tenía solo 21 años. Junto a Zubizarreta formaron el trío que primero tocó la copa ante el aplauso de Samaranch, Villar, Pujol y Núñez.

El camino hasta Wembley no fue fácil. En algún momento fue incluso dramático.

Comenzó haciendo historia, eliminando al último campeón de la historia de la liga de la RDA, el Hansa Rostock, perdiendo eso sí la vuelta en Alemania. La siguiente eliminatoria tuvo al Barcelona virtualmente eliminado hasta el minuto 90 de la vuelta, cuando en Kaiserslautern Bakero marcó de cabeza un gol fetiche en la memoria de todo barcelonista. Clasificados para la fase de liguilla que hacía de semifinal, los culés sudaron para ganar a Sparta de Praga y Benfica.

La tensión de la final de Wembley solo se rompió en el minuto 112. El latigazo de Koeman liberó décadas de ansiedad y fatalismo blaugranas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar