Sports

Juega al fútbol americano y anima en los descansos de sus partidos

Sus padres enloquecieron cuando encontraron una carta a su primer novio, pero Austin Hodges encontró apoyo en sus compañeros de equipo

En el descanso de los partidos, mientras sus compañeros del equipo de fútbol del Instituto Anahuac de Texas entran en el vestuario, él se queda en el campo. Todavía vestido con su uniforme de fútbol, se da unos cuantos un toque de maquillaje y se prepara para los saltos y piruetas que tiene que dar con el equipo de animación

Austin Hodges es el único hombre en este equipo y el único gay en el equipo de fútbol americano de la escuela.

Ahora se ha decidido a contar cómo se toma la gente esta situación en una carta para Outsports:

"Puedo sentir los gritos de nuestro capitán en la charla del descanso. Al principio, los aficionados parecen un poco impresionados y no tienen ni idea de qué pensar viendo a un tipo por ahí haciendo ejercicios. Eso me intranquiliza, pero en cuanto suena la música, me libero", reconoce Hodges.

Para él, lo mejor de su doble actividad son las caras de los jugadores y padres de los otros equipos cuando ven "al chico gay que usa maquillaje, organiza el ataque de su equipo y gana partidos" cuando termina el descanso.

Llama la atención, para bien, que no haya tenido ningún problema dentro del equipo por su orientación sexual. En un deporte jugado bajo una cultura intrínsecamente machista, sus compañeros de equipo y los profesores de educación física nunca le echaron en cara que animara.

Cabe destacar que en la NFL ningún jugador se ha atrevido a salir del armario en activo, y solo en algunos casos contados han confesado que son gays cuando ya se habían retirado. 

Aunque en el instituto le aceptaron, en casa las cosas no fueron igual. Sus padres enloquecieron cuando encontraron una carta de amor que le escribió a su primer novio.

"Tan pronto como entré en la casa mi padre comenzó a gritarme y decir muchas cosas dañinas que son demasiado difíciles de escribir. Mi madre también estaba gritando, diciendo que era 'mi elección' ser de esa manera. Al decir esto, me agarró la mano y me dijo que también sería mi decisión no dejar que me quemara la mano en la estufa caliente mientras la presionaba cada vez más".

Aquella noche pensó en dejar el instituto y en suicidarse. Se tomó muchas pastillas de un bote que cogió por casa, pero no sabía de qué eran.

A la mañana siguiente se levantó y vio que no lo había pasado nada. Entonces se dio cuenta de que ya que sus padres lo sabían, podía proclamar a los cuatro vientos que era gay. Aprovechó la situación en medio de una clase de biología. Su profesora le preguntó qué haría para no dejar embarazada a una chica y Hodges contestó:

"Soy gay, así que no me tengo que preocupar de eso".

A nadie le extrañó y siguió animando y jugando al fútbol americano. Esta vez con la aprobación de sus padres.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar