Sports

El partido que Argentina jugó mientras los militares derrocaban a Isabelita Perón

Hace hoy 41 años, fue lo único que se televisó en Argentina, además de a Videla anunciando 7 años de muerte y destrucción

El día de hoy, 24 de marzo, de hace 41 años, solo se televisaron dos cosas en Argentina. Una, el comunicado de la junta de militares liderados por Jorge Rafael Videla que anunciaban que el gobierno de María Estela Martínez, viuda de Perón y conocida popularmente como Isabelita Perón, acababa de ser derribado.

El golpe de Estado acababa con el primer gobierno de una mujer presidenta en todo el mundo y sumergía a Argentina en un foso de 7 años de represión, secuestros, robos de bebés, muertes y en una galopante ruina económica.

La segunda y última retransmisión del día fue un amistoso Polonia-Argentina.

Ironías de la vida, los futbolistas argentinos estaban a 13.000 kilómetros de su país embarcados en una gira en Europa del Este que habían comenzado justo contra la URSS cuatro días antes. En Kiev, con un frío polar, los sudamericanos ganaron 0-1 con gol de Kempes. Fue un partido importante porque ahí debutaron dos pesos pesados: Olguín y Passarella. Tras Polonia, debían jugar en Budapest y Berlín.

Era aquella Argentina que Menotti tenía el encargo de convertir en campeona del mundo con la vista puesta en el mundial de casa dos años después. Era una selección con algún que otro pulso interno, como el del Pato Fillol contra el Loco Gatti por la portería, que acabaría ganando el primero. Enfrente, el día del golpe y en la gris ciudad de Chorzow, una potentísima Polonia que venía de quedar tercera en Alemania'74 con Deyna, Lato y el debutante Boniek.

Con el cambio horario - el comunicado triunfal del golpe fue a las 3 de la madrugada y el partido a las 13:30, horas argentinas-, el paso del tiempo y quizá el olvido selectivo, ni siquiera los jugadores se ponen de acuerdo en recordar si ya sabían lo que había sucedido.

"No recuerdo si había llegado una nota de algún militar para jugar ese partido, pero sí que ganamos 1-2 con goles de Houseman y Scotta", dijo años después Alberto Tarantini a Página 12. "Creo que nos enteramos después del partido. Si llegó una orden desde Argentina para continuar la gira, no me enteré", dijo René Houseman.

Héctor Scotta aseguró que supieron del golpe antes de jugar: "Todos estábamos muy preocupados. Nos habíamos ido del país con un gobierno democrático y cuando regresamos al país todo era diferente. Teníamos mucho miedo a todo, a una guerra civil por ejemplo. Horas después del partido llegó a la concentración una orden del propio Videla diciendo que la Selección tenía que jugar ese encuentro ante Polonia". Sin embargo, Leopoldo Luque sostiene que fue el narrador José María Muñoz quien informó a la plantilla tras la cena post-partido.

Ricardo Bochini coincide en la persona, pero no en el tiempo. "Muñoz nos comentó el tema y nos quedamos muy mal. No recuerdo bien, pero creo que la noticia la dio antes del partido. El Tolo Gallego se puso muy mal, porque empezó a pensar que le podía pasar algo malo a su familia, pero todos lo tranquilizamos", es la versión del ídolo de Independiente.

"Estábamos en el hotel y faltaban tres o cuatro horas para el partido. Kempes nos contó que había un golpe. Analizamos la posibilidad de no jugar, pero faltaba muy poco para el partido y ya había gente en la cancha", recuerda Marcelo Trobbiani. "Después Menotti nos reunió y nos pidió que nos tranquilizáramos. Cuando el árbitro pitó el final, preguntamos a los periodistas si había novedades y pudimos comunicarnos con nuestras familias".

¿Y Menotti? Pues Menotti habló sobre ello el año pasado. "El golpe se veía venir", dijo a Diario Popular. "Era un comentario que estaba en las calles, en los sindicatos, en las oficinas, en las fábricas, en el periodismo. Que en cualquier momento el gobierno de Isabel, ya con Perón sin vida desde julio del 74, con los Montoneros y el ERP en la clandestinidad y con la Triple A de López Rega operando y asesinando gente, iba a caer".

El seleccionador corrobora la versión de que fue Muñoz quien les informó horas antes del partido. "En principio parecía ser un golpe de Estado más en Argentina. Desconocíamos la impresionante magnitud de la represión y de la locura que se instaló a partir de ese 24 de marzo. La cacería humana que se desató no tenía antecedentes".

El partido originó incluso una referencia concreta en uno de los comunicados de los militares. Se habían prohibido ese día todos los espectáculos televisados pero de los 31 comunicados que los golpistas publicaron, en el 23 advirtieron "queda exceptuada de la transmisión por cadena nacional la programación para el día de la fecha del partido que sostendrán las selecciones de Argentina y Polonia". El narrador en Canal 7 fue precisamente Fernando Niembro, el mismo periodista que, ya como portavoz de Carlos Menem años después, anunció indultos a los militares golpistas.

Se cierra así un círculo que para miles de personas se parece más a un eterno agujero negro.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar