PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Un duro currante del motor entre la vida y la muerte

H

 

Hoy en coma tras un accidente, Ángel Nieto estuvo durmiendo en el sótano de una frutería y trabajando en talleres hasta conseguir ser "12+1" veces campeón del mundo

Omar Naboulsi

28 Julio 2017 10:47

Ángel Nieto “se encuentra estable dentro de la gravedad”, tal y han comunicado fuentes de su entorno. Este ex piloto de 70 años sigue en coma inducido tras sufrir un grave traumatismo craneoencefálico por accidente de quad el miércoles por la mañana en Ibiza.



"Tiene la presión adecuada en la cabeza, lo que es muy importante. Hay que tener mucha paciencia. Se está haciendo un trabajo bueno y esperemos que todo vaya bien", ha explicado su hijo Gelete Nieto a los medios en la puerta del hospital.



Muchos sólo conocen a Nieto de verle en televisión comentando las carreras, pero su trayectoria va mucho más allá.



Nieto lo fue todo en el motociclismo español, empezando como un niño con ganas de correr que trabajaba en un taller. Ente los 60 y los 70 consiguió 13 campeonatos mundiales –o 12+1, como dice él, por superstición- siendo el segundo en el palmarés mundial por títulos.


Nació en Zamora en el 1947, en plena posguerra, aunque con un año su familia se traslada a Vallecas, donde, con el paso de los años, empieza a tomar contacto con el mundo de la moto en el taller de Tomás Díaz Valdés, que años más tarde sería periodista especializado de motor.



En aquel taller empezó a trabajar a los 10 años para contribuir en casa, aunque siempre quiso competir, algo que en Madrid tenía complicado.



"Junto a aquel taller de la calle de las Palomas, en Vallecas, empecé a montar en moto. Hacíamos alguna gymkana junto al campo del Rayo, y cuando había que ir a algún recado, yo me apuntaba el primero”, explicó hace años en Fórmula Moto.


“Tenía yo unos doce años, y después de haber estado un tiempo con Tomás, me fui a trabajar a otro taller, en el Rastro madrileño, Motos Yepes, porque me había enterado que tenía una Derbi de cuatro marchas, para ver si podía correr con ella. No estuve allí más de dos semanas, porque me di cuenta de que así no se podía hacer nada. Total, que me fui a trabajar a Barcelona; ese fue, creo, el gran acierto de mi vida".



Sin medios para comprarse una moto apta con la que participar en competiciones oficiales, en Barcelona consiguió un empleo en la fábrica de Derbi.



Esta empresa le facilitó su primera máquina por dos mil pesetas, era de segunda mano y no pasaba de los 40 kilómetros por hora, pero con ella empezó a competir en carreras de aficionados y a correr en los circuitos falsificando su edad.


Al cabo de unos años Derbi apostó definitivamente con él dándole una moto de 50cc y llevándole a competir a los Grandes Premios, donde empezó a conseguir podios rápidamente. Sin embargo, aquel ascenso al estrellato fue complicado. En Barcelona tuvo que vivir de todo.



“Las pasé moradas un par de años, pero eso sí, ya estaba metido en el lío de las motos. Me fui de Derbi, empecé a trabajar en Bultaco, luego en Ducati y al final acabé en Derbi otra vez, en todos esos sitios de "meca", llegó a contar el exmecánico.



En Bultaco estuvo solo un mes, le metieron en el motocross y no le gustaba, así que se fue por libre con José Medrano -el primer piloto de Bultaco por aquel entonces- para hacer un tour.



“Estuvimos un par de meses por ahí, de carreras, durmiendo en hotel, a veces en el coche... dependiendo de cómo estuviese la economía. De vuelta a Barcelona, y como había dejado el trabajo en Bultaco, me fui a la fábrica Ducati, a Mototrans, que estaba en la calle Almogávares. En esa época -unos seis meses-, estuve viviendo en el sótano de una frutería. Ahí sí que las pasé canutas. Pero en Ducati no podía correr, porque había que tener 18 años para llevar una 125, que eran las motos más pequeñas que tenía esta fábrica”, recordó Nieto.


De Zamora a Barcelona pasando por los talleres de Vallecas para ser el piloto más laureado de la historia de España. Su pasión por el motor, la que le ha postrado en una cama de hospital, es la misma que le llevó a la cima, así que no creemos que Nieto se arrepienta por haber cogido ese quad con 70 años.

share