Sports

La detención de un internacional inglés abre otro gran tabú del fútbol

160 jugadores pidieron ayuda emocional en Inglaterra el año pasado

Aaron Lennon ha sido detenido por la policía de Manchester e internado en un hospital psiquiátrico.

El extremo de 30 años del Everton, internacional en 21 ocasiones con la selección absoluta de Inglaterra, fue arrestado bajo la Ley de Salud Mental y trasladado a una clínica mental, donde está recibiendo atención y tratamiento para su enfermedad, de la que solo se conoce que está relacionada con el estrés.

"Una patrulla de la policía fue avisada a las 16:35, aproximadamente, después de que varios viandantes se preocuparan por el bienestar de un hombre en la calle de Eccles Old Road. Los agentes atendieron a un hombre de 30 años, que fue detenido en aplicación del apartado 136 de la Ley de Salud Mental y trasladado al hospital, donde está recibiendo tratamiento", ha informado la Greater Manchester Police a través de un comunicado.

Lennon lleva sin jugar con el primer equipo del Everton desde el pasado mes de febrero, quizás por esta enfermedad que le llevó a encontrarse desorientado en las calles de Salford.

Su caso no es un fenómeno aislado. Cada vez hay más futbolistas que necesitan asistencia por sufrir problemas mentales, un asunto que parece pasar desapercibido para el gran público.

La Asociación de Futbolistas Profesionales de Inglaterra (PFA) confirma que cada vez más jugadores reclaman esta ayuda. "Pusimos un departamento de bienestar para los jugadores en el 2012 porque sentíamos que se estaba poniendo mucho peso en el aspecto físico de los jugadores jugando al fútbol y no lo suficiente en su lado emocional", explica Michael Bennett, el Jefe de Bienestar de la asociación en The Guardian.

"Creo que los dos aspectos van de la mano. El año pasado tuvimos 160 solicitudes de ayuda por cuestiones mentales, de los cuales 62 eran jugadores en activo y 98 eran ex jugadores, una cifra que está creciendo año tras año. La clave es que los futbolistas sean conscientes de su situación y cuanto más concienciados estén, más gente usará el servicio".

Que haya jugadores que se atrevan a contar sus experiencias ayuda a romper el tabú, como Río Ferdinand, que explicó como se le vino el mundo encima cuando murió su esposa.

Estas confesiones pueden quitar el miedo que tienen los futbolistas a pedir ayuda por problemas emocionales.

En este sentido, la asociación inglesa es pionera, ya que ofrece una línea telefónica de asistencia 24 horas, el acceso a un psiquiatra y más de 100 consejeros en todo el país.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar