Sneaker Freaker

Historias

adidas Superstar

Retorno a nuestra esencia

Hay zapatillas que tienen que hacer un gran esfuerzo para parecer estilosas y hay zapatillas que no necesitan mover ni un dedo para serlo. La adidas Superstar es una de ellas, el ejemplo más representativo de lo que es una zapatilla plenamente atemporal e inmortal para la que no pasan los años. Tan icónica a finales de los 70, cuando empezó a convertirse en el calzado predilecto de los b-boys neoyorquinos –raperos, DJs, breakers, grafiteros–, como en pleno 2015, año en el que está protagonizando una espectacular campaña para materializar el regreso más sonado y espectacular de los últimos tiempos en el mercado del calzado, la silueta más reconocible de la marca alemana es un clásico de permanente actualidad.

El hecho de que fuera la zapatilla predilecta de la comunidad hip hop del Nueva York de inicios de los 80 no solo le dio a adidas una credibilidad y presencia callejera que entonces no tenía en Estados Unidos, sino que además consiguió asociar la imagen de la Superstar a un público joven, urbano y muy conectado con la cultura popular del momento. Es en esos años, entre 1978 y 1982, cuando las calles de la Gran Manzana ya tiene  asimilado el florecimiento del hip hop como movimiento musical y cultural. Y en los pies de sus principales actores solo se ven adidas Superstar, una tras otra, omnipresentes, convertidas en santo y seña de la calle, algunas desabrochadas, otras con cordones gruesos, muchas customizadas por sus propietarios, todas relucientes y orgullosas.

 

Libro Back In The Days (2001)
Fotos de Jamel Shabazz

Pero no solo es su estrecho vínculo con la cultura streetwear y con el hip hop, amplificado comercial y popularmente gracias a la canción “ My adidas” del grupo Run D.M.C. y a su presencia en portadas de discos o apariciones públicas de artistas como Madonna, lo que hace de la Superstar el ejemplo más completo y perfecto para definir qué es una zapatilla icónica. También ha contribuido a todo ello el hecho de disponer de un diseño inmejorable que aúna comodidad y estilo; de haber encajado por igual en el gusto de distintos estratos generacionales, desde adolescentes a padres de familia, y en la mentalidad de culturas muy distintas; y de haber toreado sin problemas los vaivenes de la moda y las tendencias manteniéndose fiel a su esencia.   

1987 - RUN DMC en Paris
Foto de Ricky Powell

Y precisamente por esto último el retorno de la Superstar en 2015 llega en el mejor momento posible. Es el soplo de clasicismo renovado que necesitábamos en un periodo estético pero también social especialmente dado al exceso, el exhibicionismo y las salidas de tono. La adidas Superstar vuelve para recordarnos qué es lo verdaderamente importante, no solo en una zapatilla, sino también en nuestra filosofía de vida. Vuelve para recordarnos que es fundamental encontrar el significado original de las cosas. La adidas Superstar vuelve, en definitiva, para recordarnos que es indispensable mantenerse fiel a uno mismo.

Foto de portada: Run-DMC en Madison Square Garden
Fotos de Angelo Anastasio

¿Te ha gustado este contenido?...