PlayGround TV

Caribou

PlayLive, Sónar 2010

De lejos sólo le veíamos tocar la pandereta. Suerte tuvieron quienes estuvieron en primeras filas en el SónarDome, pues pudieron comprobar cómo Dan Snaith también se maneja con habilidad con los dedos, golpeando sus máquinas, y cómo se coordina en la percusión con sus músicos, utilizando la mirada afilada de sus ojos como una batuta precisa. De cerca, otra ventaja: la comprobación sobre el escenario de que la música de baile no es cosa de robots, sino que los músicos sudan y se dejan la piel.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar