Piques

¿Quieres que tus ídolos muertos resuciten como un holograma?

La presencia virtual de Tupac en Coachella abre la veda: ¿resucitarán los mitos fallecidos para ofrecer directos desde el más allá?

El 53% ha votado Si

El 47% ha votado No

2198 votos Sí: 53% Sí: 47%

Opinión a favor del Si por Mario G. Sinde

La música es, admitámoslo, espectáculo, una forma más de ocio, y como tal, yo quiero pasármelo lo mejor posible en un concierto. Si voy a ver a New Order y en el momento de tocar “Love Will Tear Us Apart” aparece un holograma de Ian Curtis, alucinaría un rato. O si Los Evangelistas sacasen a Enrique Morente en uno de sus directos, lloraría de emoción. Siempre y cuando no se abuse de ello y sea algo puntual, no veo qué hay de malo. Hay bandas como Gorillaz y Battles que solventan la ausencia de sus vocalistas (por ejemplo, Shaun Ryder y Matías Aguayo, respectivamente) y los ponen a cantar en las pantallas de visuales. No he visto a nadie quejarse de eso. El tema de los hologramas no deja de ser un avance tecnológico que no hay rechazar por conservadurismo.

Opinión a favor del No por María-Wendoline Castro

El tema de debate aquí no es si el holograma como tal sirve para reforzar una puesta en escena, sino su malévolo uso como herramienta para sacarnos los cuartos y usurpar la memoria de célebres fallecidos de la historia de la música. Tupac ha abierto la veda, pero no dudo en absoluto de que esta revolución (aún por explotar) nos traería falsas giras de Elvis, Michael Jackson, Amy Winehouse o cualquier precioso cadáver que siga arrastrando a las masas. Todo tiene un límite. Si no hemos podido ver a alguno de nuestros fetiches porque llegamos tarde, pues nos jodemos y ya está. No voy a donar ni uno de los míseros céntimos que tanto me cuestan ganar en un holograma de estos.

El 53% ha votado Si

El 47% ha votado No

2198 votos Sí: 53% Sí: 47%

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar