PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Por qué los padres (no) deben confiar en Messenger Kids

H

 

Facebook está alistando una nueva generación de usuarios entre 6 y 12 años

PlayGround

05 Diciembre 2017 17:46

Facebook acaba de lanzar una versión de mensajería instantánea para niños entre 6 y 12 años. Messenger Kids, disponible en iOS y más adelante en Android y Kindle, es la aplicación restringida y bloqueada de la que conocemos. Aunque la red social no permite el acceso a los menores de 13, resulta sumamente fácil burlarse de los métodos de prevención. Se estima que más de 20 millones de niños usan la red.

"Los padres están permitiendo cada vez más que sus hijos usen tabletas y teléfonos inteligentes, pero a menudo tienen preguntas e inquietudes sobre cómo los usan sus hijos y qué aplicaciones son apropiadas", expresó Loren Cheng, directora de producto de Messenger Kids.

Que los tiempos cambian es obvio, que se debe jugar en la calle también. Pero sobresaltan los datos. Según un informe de la consultora Dubit,el 93% de los niños estadounidenses entre 6 y 12 años tienen acceso a tabletas o smartphones. El 66% dispone de su propio dispositivo y tres de cada cinco padres encuestados reconocían que sus hijos utilizaban apps de mensajería.

Las aplicaciones de mensajería existentes no se diseñaron para que la usen niños. Abren la puerta a que desconocidos contacten con los menores. Para la compañía ahí -y ahora que Mark Zuckerberg no tiene 21 años sino dos hijas- estaba una de las razones.

Messenger Kids. Facebook

Facebook ha asegurado que no monetizará los datos que registre. Es decir, no los venderá y la app no tendrá anuncios. Habrá control parental. Si dos niños quieren comunicarse, primero ambos padres deben aceptar la solicitud. El registro de ubicación se ha eliminado y se han cerrado los contenidos de Giphy no aptos para ellos. Lo que habrá serán videollamadas y máscaras de realidad aumentada. La aplicación está sometida a la Ley americana de Privacidad y Protección Online de la Infancia (COPPA).

Sin embargo, hay peros. Aun con todas las buenas intenciones, se convierte en una estrategia de negocio para Facebook. Busca que su red sea elegida por las próximas generaciones, en lugar de otras, como Snapchat, que le da verdaderos quebraderos de cabeza. La red social se asegura continuidad.

Sus sistemas de moderación arrasan fallos. ProPublica publicó un informe en el que exponía que marines estadounidenses difundían fotografías de compañeras desnudas en un grupo secreto de Facebook y los comentarios incitaban a agresiones sexuales. La red social tardó más de una semana en eliminar todas las fotografías. La organización también denunció que actúa tarde en discurso que incitan el odio.

Messenger Kids. Facebook

Por otra parte está el impacto que puede provocar en los pequeños. “Literalmente cambia tu relación con la sociedad. Probablemente interfiere con la productividad de maneras extrañas. Solo Dios sabe lo que le está haciendo al cerebro de nuestros hijos”, confesaba Sean Parker, cofundador y expresidente de Facebook, hace un mes.

¿Es bueno que dependan de los likes, de ese subidón de dopamina causado por la valoración de otros? ¿Les puede afectar psicológicamente? ¿No son demasiado pequeños? “¿Por qué los padres simplemente confían en que Facebook está actuando en beneficio de los niños?”, se preguntaba en la BBC James Steyer, director de Common Sense Media.

Preguntas sobre las que aún no hay respuestas.

share