PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Cada vez más usuarios de Airbnb encuentran cámaras ocultas en las casas que alquilan

H

 

La plataforma no parece que pueda hacer mucho por evitarlo...

Juan Carlos Saloz

05 Diciembre 2017 17:04

Más de 20.000 personas han compartido el tuit de Jason Scott, un usuario de Airbnb que ha demostrado cómo su casero ocultó cámaras haciéndolas pasar por detectores de movimiento.

En noticias de “oh, esto es algo nuevo”, un colega mío pensó que era extraño que solo hubiera un “detector de movimiento” en el dormitorio de AirBNB y voilá, es una cámara IP conectada a la red. (Me dijo que se fue a las 3 de la madrugada, el anfitrión fue suspendido y él obtuvo un reembolso).

Este no es el único caso de este tipo que han sufrido usuarios de la plataforma de alquiler puntual. El pasado octubre, una pareja estadounidense detectó una cámara oculta que se hacía pasar por un detector de humo en la habitación principal de la casa en la que se hospedaban. Y, a principios de este año, unos inquilinos descubrieron otra cámara en Montreal.

Scott ha denunciado su problema a Airbnb, y la empresa ha acabado sacando el piso de su lista y reembolsando el precio al huésped.

“No se permiten las cámaras en baños o dormitorios, y cualquier otra cámara debe ser revelada adecuadamente a los invitados con anticipación” ha explicado Jeff Henry , portavoz de Airbnb, a Buzzfeed.

Una de las causas por las que estos casos no han llegado a más es por el miedo que tienen los inquilinos de sus caseros. Así lo explica un usuario anónimo que ha vivido uno de estos casos:

“Me encantaría que Airbnb se tomara esto en serio, pero no si eso significa que tengamos que vivir con miedo”.

El único caso que fue a más es el de una mujer llamada Erin, que encontró una cámara oculta en la habitación principal de su Airbnb. En ese momento no alertó a la empresa. Pero, después de organizar una fiesta, el casero se quejó de su comportamiento, por lo que la afectada sacó a la luz que la estaban controlando por la cámara.

Por desgracia, al no haber tomado ninguna foto, no lo pudo demostrar y el caso no llegó más lejos. Pero Erin explica que “es realmente aterrador, porque ese tío sabe dónde vivo, mi nombre completo y mi número de móvil”.

Desde Airbnb no han hecho más declaraciones de cómo puede paliar este problema, y aseguran que son “casos muy concretos”.

share