PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

YouTube por fin elimina un canal de un padre que hacía vídeos fetichistas con sus hijas

H

 

"Toy Freaks" era un canal con millones de seguidores, en el que vemos a dos hermanas llorar, chillar, mearse encima y actuar como bebés

Elena Rue Morgue

22 Noviembre 2017 14:00

Creo que este tuit resume a la perfección el mal cuerpo que se le queda a uno después de descubrir el contenido del canal recientemente cerrado por YouTube, Toy Freaks.

"Descubrir que uno de los canales más populares de YouTube (y especialmente en YouTube Kids) es un canal de fetichismo del abuso infantil me ha hecho sentir completamente enferma todo el día. Espero que las niñas de Toy Freaks puedan ser rescatadas de su padre pronto".

A sus 8 millones de usuarios, Greg Chism, padre soltero de dos niñas, Victoria y Annabelle, les ofrecía vídeos de sus hijas gritando de miedo y bañándose juntas. También fingiendo ser bebés, siendo obligadas a comer, escupiendo la comida y haciéndose pis encima.

Millones de personas vieron como esas niñas eran maltratadas en vídeo mientras su padre se enriquecía a costa de ello.

"¿Por qué está permitido que exista Toy Freaks? Es abuso infantil. La gente lleva quejándose de ello años, aun así YouTube no hace nada".

LEER MÁS: Mi padre, el pedófilo 'respetable'

He intentado mirar estos vídeos con buenos ojos, pero después de haber escrito en su día este artículo sobre los pedófilos que plagan YouTube a la caza de contenido fetichista creado por niños, me resulta imposible.

Literalmente, Chrism graba a su hija orinándose encima, y le hace zoom en el culo, y no puedo creerme que este hombre pudiera estar haciendo algo así desde la más pura inocencia.

LEER MÁS: Dimite la única víctima de abusos que investigaba a los pederastas en el Vaticano

Por mucho que Chism haya jurado y perjurado que su intención es crear contenido familiar para otros niños, por mucho que su canal estuviese dentro de YouTube Kids, no hace falta ser un conspiranoíco de la vida para notar que hay algo muy turbio en ellos, o imaginar la cantidad de enfermos sexuales que lo utilizan como material masturbatorio.

Antes de que el cantal fuese eliminado, BuzzFeed se descargó varios de sus vídeos. Hay dos en los que las niñas están jugando en la bañera y el les tira al agua una rana y una langosta, respectivamente, mientras ellas lloran y gritan de miedo.

Por muy incómodas que sean estas imágenes, en mi opinión no llegan en absoluto al nivel que podemos ver en otro tipo de vídeos que, además, ha vuelto a empezar a subir en un nuevo canal.

Imagen de portada de su nuevo canal en YouTube.

Se pone un chupete, las viste como bebés, las llena de tiritas de dibujos y las hace gatear en el suelo.

Les hace comer de una fuente de chocolate, escupirse encima y enfoca sus caras llenas de saliva marrón.

Las pone frente a la cámara mientras graba un festín casi bulímico de dulces y chucherías.

En una declaración a BuzzFeed News, Chrism ha dicho que ha estado trabajando codo con YouTube para solventar la situación.

“El 16 de noviembre, YouTube actualizó su Kids App y sus normas de la comunidad para permitir una regulación más eficiente y que para los padres sea más fácil denunciar”, explicó. “Más tarde ese día, tres o cuatro de nuestros vídeos que no sabíamos que estaban en la aplicación para niños fueron denunciados por la comundad haciendo que el canala Toy Freaks fuese clausurado”.

Un portavoz de Chism aseguró a la misma publicación que ha eliminado el resto de sus canales por precaución. “Con las preocupaciones en torno al canal de Toy Freaks, Chism pensó que lo recomendable, al menos de momento, era clausurar el resto de canales”, explicó.

Literalmente, este explotador infantil de sus propias hijas pequeñas, ha tardado tres días en abrir otro canal.

TRES

PUTOS

DÍAS.

Eso sí, de cara a la galería todo son sonrisas y “yo no sabía nada”. “Me preocupa que mis vídeos estén atrayendo a miembros de la audiencia que no tienen buenos intereses para los niños en su corazón”, dijo a Variety.

Sí, Chism, esa gente de la que hablas se llaman PEDERASTAS, y podías saber perfectamente que estaba pasando mirando las estadísticas de género y edad del público de tu canal.

Algo que seguro que ya habías hecho.

Algo que te convierte en cómplice de esta escoria.

“Victoria, Annabelle y yo queremos dar las gracias a los que nos apoyan, ya que esto a dado a mis niñas la oportunidad de desarrollar su creatividad y confianza durante el último par de años”. Continuó. “Su futuro es brillante. Mientras que es perturbador para mí que nadie haya encontrado un placer inapropiado en nuestros vídeos, agradezco profundamente la preocupación de YouTube por nuestra familia y no podría ser más feliz de haber tenido esta remarcable experiencia”.

share