PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Warner Bros.

Detectives, surf y mucha fiesta: 7 películas para recordar la California Dorada

H

 

A finales de los 60, Los Ángeles era un lugar soleado, extraño y fascinante. Así lo demuestran Puro Vicio y 6 genialidades más

Natxo Medina

07 Marzo 2015 06:00

(En colaboración con Warner Bros., desde PlayGround te traemos 7 cintas que memoran el rostro más fascinante de Los Angeles: ve abriendo el apetito para Puro vicio)

California se seca. 2014 ha marcado un mínimo histórico de lluvias en el Estado y los expertos no prevén que la situación mejore en breve. A este grave problema se suman otros como la gentrificación de sus grandes ciudades, o la contaminación de sus costas.

El Estado de las palmeras y las puestas de sol junto al océano ya no es el sueño dorado que fue en los 60.

No viene de ahora: a finales de la década la cosa ya estaba empezando a ponerse rara, tal como muestra Puro Vicio, la nueva genialidad de Paul Thomas Anderson que llega a nuestras pantallas al fin el próximo 13 de marzo. La película nos arrastra por la ajetreada vida de Doc Sportello, detective privado, un hippie con patillas y fumata permanente, que no acaba de entender por qué de pronto todos a su alrededor parecen tener una vibra tan mala.

En los tiempos que retrata Anderson, California todavía era un diamante enloquecido. Un lugar en el que la que la contracultura psicodélica se daba la mano con la industria del entretenimiento y los productores de Hollywood se juntaban con los Ángeles del Infierno bajo un cielo siempre azul. Una mezcla explosiva que definió una época.

Sin embargo, con el cambio de década, la euforia hippie dio paso a una edad más oscura y turbia. La cocaína sustituyó a los opiáceos, el amor libre llevó a la explosión del cine porno, el surf dio paso al skate, las flores se tornaron paranoia y la decadencia del ejército en Vietnam avisaba a gritos de que todo estaba a punto de cambiar.

Era la California Dorada, libre, despreocupada y retorcida, en la que nadie quería ver las sombras del futuro. Una California que se entiende mucho mejor cuando la vemos en una pantalla a través de estos 6 brillantes ejemplos del cine de aquellos años.

1. El Largo Adiós (1973)

Otra de detectives. Robert Altman adapta a Raymond Chandler y lleva a la pantalla a su creación más famosa, Philip Marlowe. Pero en vez de situar al excéntrico investigador en los años 50, se lo lleva al Hollywood de principios de los 70, con sus escritores alcoholizados, sus mujeres fatales, sus descapotables y sus mafiosos con oros. Una trama que llevará a Marlowe por toda una ciudad de locos en un par de días que cambiarán su vida. Y eso que él sólo quería dar de comer a su gato.

2. The Doors (1991)

Pocas historias definen mejor el ambiente de libertad, riesgo y locura de la escena musical angelina de los 60 como la de Jim Morrison y sus Doors. La película de Oliver Stone lleva a imágenes la evolución del cantante desde sus años californianos como estudiante de cine rebelde hasta su muerte en París. Por el camino, viajes psicodélicos al desierto, desprecio total por las autoridades y la definición de un sonido y una figura magnéticos, más grandes que la vida.

3. Shampoo (1975)

En 1968, Richard Nixon llegó la presidencia de la Casa Blanca y se abrió una nueva etapa para Estados Unidos, en la que los sueños democráticos de la Era Keneddy empezaban a teñirse de rojo sangre. Shampoo retrata este clima de incertidumbre desde la perspectiva de alguien muy alejado de la política: un peluquero de Beverly Hills llamado George que tiene que lidiar con la ambición de montar su propio negocio mientras se le acumulan las amantes y los enredos.

4. El Gran Miércoles (1978)

Una historia de iniciación que marca el cambio de un país. Tres surferos adolescentes pasan los primeros años de los 60 subidos a las olas de Malibú, tostándose al sol y persiguiendo chicas. En 1965 llegan las llamadas a filas para combatir en la Guerra de Vietnam, un evento que los transformará, sobre todo tras la muerte en combate de un amigo suyo. Casi diez años después, se reecontrarán para enfrentarse de nuevo a las olas, su última oportunidad de redención.

5. Los amos de Dogtown (2005)

A principios de los 70, el asfalto de Venice presenciaría la revolución del skate, un fenómeno que había empezado en los 60 como algo bastante minoritario pero que estaba a punto de estallar a nivel global. Grandes culpables de la extensión de esta fiebre fueron los Z Boys, tres jóvenes skaters llamados Stacey Peralta, Tony Alva y Jay Adams. Sus piruetas, su amor por el riesgo y el magnetismo de su juventud pusieron a un país entero encima de una tabla. Pero el éxito siempre tiene sus contrapartidas y ellos las experimentarán de la forma más dura.

6. Boogie Nights (1997)

Puro Vicio no supone la primera vez que P.T. Anderson retrata el lado menos conocido de Los Ángeles. Como prueba tenemos su ambiciosa Magnolia y, sobre todo, Boogie Nights. Su ópera sobre la ascensión y decadencia de una estrella del porno es a la vez el retrato de un país que lo tuvo todo, y que iba camino de perderlo. La película marca el paso de los 70 a los 80 y el salto de Estados Unidos hacia una nueva era, marcada por el miedo y la pérdida. Y de paso, nos recuerda el dolor y la alegría de unos años en los que la música disco reinaba, las chicas iban en patines, el sexo era seguro y nadie quería saber nada de la que se nos venía encima.


Llegaron los 70, y en el país del sol empezó a hacerse de noche



share