Volkswagen Polo

10 cosas que pasan cuando tu Internet va 20 veces más lento de lo habitual

Volkswagen Polo te trae las confesiones de un marciano enamorado de la Tierra #aPoloTierra

Internet es la hostia, pero por desgracia en Marte no existe. Hace muchos años lo tuvimos, aunque los gobernantes decidieron eliminarlo para que la gente volviera a trabajar. Hoy tenemos redes de comunicación avanzadas y veloces, pero solo pueden tener fines productivos. Nada de ocio online.

Sin embargo, existe un reducido grupúsculo de resistencia —entre los cuales me incluyo— que no nos resignamos a ello y que, siempre que podemos, nos conectamos al Internet terrestre. El problema es que la señal llega tan débil que la velocidad de la conexión es miserable. Y, claro, te pasan cosas como estas.

1. Analizas minuciosamente todas las fotos de tu Instagram.

¿Alguna vez os ha pasado que os quedáis sin Internet en el móvil mientras miráis Instagram y tenéis que ver las mismas fotos una y otra vez mientras arrastráis la pantalla hacia abajo con la esperanza de que aparezcan nuevas? Pues esta es la única manera que yo tengo de ver Instagram.

2. Los gifs dan para mucho.

Cuando tu conexión va a pedales, un gif puede convertirse en una película de Abbas Kiarostami. 

3. Tardas más en comprar un artículo en Amazon que en que te lo traigan a casa.

Sí, me ha pasado. Literalmente. Una vez Internet iba tan mal que la página de confirmación de la compra tardó tres días en cargarse. El paquete me llegó en dos.

4. Ves los capítulos de las series al ritmo que toca.

Y no, no es porque tengas capacidad de contención, ni porque quieras que la serie te dure más. Es porque cada capítulo tarda una semana en bajarse. 

5. No puedes participar en discusiones en foros.

Me encanta pasarme horas leyendo foros. Lamentablemente, nunca puedo tomar partido en ellos. Siempre que lo intento, mi respuesta tarda tanto en mandarse que para cuando se ha publicado, la discusión ya ha derivado hacia derroteros totalmente distintos. Consecuentemente, nadie entiende tu comentario y creen que eres un troll.

6. Te masturbas a plazos.

Mi visita a la Tierra me descubrió los placeres carnales, pero en Marte sigue imperando el celibato. Esto implica, claro está, que me enfrasque en maratonianas sesiones de onanismo. Y no, no es que sea insaciable. Es que cada foto tarda 15 minutos en cargarse. 

7. Valoras la música.

Probablemente habrás oído la cantinela en boca de tu padre. “En nuestra época saboreábamos mucho más la música porque solo teníamos dinero para comprarnos un vinilo y lo escuchábamos sin parar hasta que se rallaba...” Pues bien, es verdad. Cuando un disco tarda cuatro días en descargarse, aprendes a escucharlo con mucho más mimo. La putada es cuando te bajas el nuevo de Giorgio Moroder y no hay por donde cogerlo.

8. Tienes que escoger muy bien a quién stalkeas en Facebook.

No puedes ir saltando alegremente de persona a persona. Hay que decidirse, esperar a que cargue y cruzar los dedos para que no tenga todas las fotos en privado.

9. Tienes que planear los vídeos de YouTube que quieres ver con antelación.

Escoges, lo dejas cargando, te vas al supermercado, después al gimnasio, luego quedas para tomar un café con un amigo, recuerdas que tienes que ir a llevar un paquete a correos, haces la cola, mandas el paquete, vuelves al super porque se te ha olvidado comprar agua y luego, lo ves.

10. Trabajas... menos.

Si le preguntas a cualquier humano qué haría si no hubiera Internet, una de las respuestas estrella es “trabajar más”. En mi caso, sin embargo, es al revés. Hay tanto que ver y tarda tanto en cargar que no hago más que mirar a una pantalla. Claro que esto también lo hacéis vosotros, ¿no?

Marte mola, pero la Tierra mola más. Demuestra que tienes ADN terrícola participando en el concurso para llevarte un Polo.

Puedes leer más historias de Volkswagen aquí.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar