Voces

Con el deporte entendí que la agresividad no me hacía menos mujer

Cuando el estrés, los atascos y los whatsapps malrolleros se dejan atrás en cada entrenamiento

oi oi

Supongo que hacía todo aquello porque pensaba que era lo que tocaba. Que tenía que comerme las broncas de algún capullo mientras hacía un trabajo que me aburría, que tenía que quedarme con ese novio que no eran ni tan bueno, ni tan divertido, ni tan nada, y que tenía que ir a aerobic para no acabar teniendo el culo de mi madre.

Supongo que, sin darme cuenta, le acabé cogiendo mucha rabia a mi vida. La gente piensa que la rabia es mala, pero no tiene porque serlo. De no ser por la rabia me hubiese conformado con lo que tenía.

Dejé de intentar querer lo que "una chica como yo" debería querer. De morderme la lengua y sonreír cuando no tenía ganas. No todos los curros han sido fantásticos, pero siempre teniendo claro que hay aros por los que no voy a volver a pasar. Con las relaciones me he pegado más de una hostia, pero nunca he aguantado a alguien con quien no soy feliz. Y no he vuelto a entrar desganada en un gimnasio con la única idea de "estar más buena".

Cuando hago deporte lo hago porque disfruto liberando esa rabia. De la adrenalina. De llegar a mi límite y seguir. Yo no soy una chica aerobic, soy una chica crossfit.

Si tengo un lunes de mierda puedo correr hasta dejarlo atrás.

Un vídeo publicado por kacycatanzaro (@kacycatanzaro) el

Y cuando alguien intenta hacerme de menos, salto tan alto que sé que estoy por encima de eso.

He aprendido que no soy menos femenina por tener músculos.

Un vídeo publicado por TwoBadBodies (@twobadbodies) el

Ni menos profesional por ser sexy.

Me veo capaz de hacer cosas que nunca pensé que podría hacer.

Un vídeo publicado por Samantha Hall (@bo_xox) el

Y de disfrutar del trabajo en equipo.

En cuanto empiezo a entrenar desaparece el estrés. Sobre todo si consigo hacer algo así.

Un vídeo publicado por CrossFit (@crossfit) el

Cuando hago deporte no existen los clientes que responden mal, ni los atascos, ni los whatsapps malrolleros. No hay nada que pueda echarme abajo.

Cuando hago deporte me siento mujer, me siento fuerte.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar