PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

Este bebé murió porque no vacunaron a su madre. Ahora lucha para que no vuelva a pasar

H

 

Catherine Hughes ha colgado un devastador vídeo en Facebook para concienciar a las madres de que se vacunen de tos ferina

Rafa Martí

15 Enero 2016 05:59

Todas las precauciones son pocas. Catherine y Greg Hughes lo saben bien. Su pequño hijo Riley, de apenas cuatro semanas, murió de tos ferina en marzo del año pasado. El vídeo que ha compartido su madre es devastador:


The cough that killed Riley Hughes

*Warning - contains content that some may find distressing*These are the final videos of our beautiful son Riley who passed away from whooping cough on the 17th of March, 2015.I have always kept these videos to myself, as it makes my blood run cold listening to my beautiful boy cough like that. But we are sharing this in the hopes that it will convince just one more pregnant Mum to protect their baby from this disease. I wish I had known about pregnancy vaccination when I was pregnant with Riley.In the beginning, Riley didn't have a "whoop" sound in his cough, but it certainly developed once he was in hospital. If your newborn baby has a cough, and is too young to be vaccinated, please get them checked out by a doctor! Early intervention CAN help.I loved being Riley's Mum for those four weeks. I wish it were longer. Please share to help ensure no more babies die from this disease, which I hope one day will be relegated to the history books.- Riley's Mum x

Posted by Light for Riley on miércoles, 6 de enero de 2016


La tos ferina es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por una tos muy violenta e intensa que produce sensación de asfixia. En un adulto sus efectos son casi nulos. Pero en un bebé de pocas semanas sus efectos pueden ser fatales. La agonía del pequeño Riley no pudo ser peor. Y la impotencia de sus padres tampoco.

Al ser tan pequeño, Riley no podía ser vacunado. La vacuna a un bebé solo puede aplicarse después de las 6 semanas. No había nada que pudiera hacerse para salvarle. Bueno, sí. Si su madre hubiera sido vacunada en el tercer mes de embarazo contra esta enfermedad, a Riley no le habría pasdo nada. Pero desconocía la existencia de esta vacuna. Y desconocía que una vacuna para ella podía salvar a su hijo.

Los padres de Riley han conseguido la vacunación gratuita contra esta enfermedad para las madres en Australia. Y piden al gobierno que luche contra el movimiento antivacunas

Después de su muerte, Catherine decidió dejar de lamentarse y colgó el vídeo de los últimos momentos de Riley en Facebook para concienciar a todas las madres de la necesidad de vacunarse antes de que den a luz.

Con esto, junto a su marido, está haciendo una potente labor de divulgación sobre la enfermedad. También aconseja a los padres que mantengan a sus bebés alejados de personas con tos ferina, porque el contagio puede ser fatal.

Por lo pronto, la pareja ha logrado que el Gobierno australiano introduzca la vacuna contra la tos ferina para embarazadas de manera gratuita. Y han pedido a las instituciones que redoblen sus esfuerzos para luchar contra el movimiento antivacunas.

share