Trash

20 hombres se reúnen para enseñar la polla a modo de protesta; al final deciden no hacerlo

Hablamos con Carlos Mansego, líder de la revuelta masculina FLEMON

Lo que nace como broma puede acabar como un proyecto monumental. Y también puede terminar como lo que originalmente era: un mal chiste. Algo parecido les ha ocurrido a los chicos de FLEMON, el colectivo masculino que, ante la devaluación de la masculinidad de la que todo el mundo habla, quiso reivindicar al varón dándole al mundo un buen mazazo con la polla (literal).

Cansados de ver tetas en manifestaciones y de escuchar las grandes proezas de FEMEN, el pasado mes de diciembre Carlos Mansego y unos cuantos más colegas, casi todos estudiantes de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, se reunieron en la cafetería de su campus para tratar de organizar el golpe.

Mansego, granadino de 23 años asentado desde 2008 en la capital, vio cómo su propuesta fracasaba a pesar de los esfuerzos invertidos. Que si hacía demasiado frío para sacar la chorra (también literal). Que si de pronto les asaltaba la vergüenza. Que si una lucha seria no puede depender de la desnudez del individuo... Obviamente, la historia de un fracaso es tan auténtica como la de una victoria. Por esta razón quisimos hablar con Mansego, nuestro William Wallace moderno. Nuestro héroe desnudo.

Tina: Hola Carlos, eres mi héroe.

Carlos: Buenas tardes Tina, muchas gracias. No creo que yo pueda ser héroe de nadie, pero insisto, gracias.

Tina: Cuéntame, cómo es eso de hacerse el William Wallace en los tiempos que corren. Qué te llevó a querer salir a la calle con la polla al aire.

Carlos: Creo que hoy en día los medios de comunicación prestan demasiada atención a esas supuestas feministas que inician sus protestas mostrando sus pechos, bailando desnudas o dibujándose lemas infantiles en el bajo vientre. Las tetas venden más que las propuestas que en apariencia hay detrás de ellas, y eso no puede ser. Algunos estamos muy cansados de que todo se desvirtúe. Los casos más recientes tienen que ver con la Ley anti aborto. Pienso que dos buenos argumentos tiran más que dos buenos pechos, a pesar de lo que diga el refrán.

Tina: ¿Y por eso quieres enseñar tus genitales al mundo?

Carlos: Quiero que la gente se dé cuenta de lo ridículo que resulta hoy en día salir a la calle desnudo en protesta de algo. Así no vamos a conseguir nada. Sólo que nos llamen locos. De ahí mi idea de reunir a una serie de hombres, estudiantes y profesores que considero inteligentes, para que mostráramos nuestros penes, dando cuenta del mal gusto que esto supone, y confrontando también la imagen de inferioridad que recientemente ha recaído sobre el género masculino. FLEMON es una broma, pero también una propuesta muy seria.

Tina: Ya que lo mencionas, ¿de dónde surge el nombre de FLEMON? Me recuerda a algún tipo de Pokemon de agua. Es normal que al final tus compañeros te tomaran a coña…

Carlos: No creo que recuerde a un Pokemon… FLEMON es una clara referencia a FEMEN, mezclada con “flemón”. Un flemón es un bulto asqueroso. Las feministas dicen que nuestras pollas son asquerosas. De ahí la idea. Nosotros queríamos mostrar al mundo nuestros bultos asquerosos. Creo que tiene sentido.

Tina: ¿Crees que tiene sentido, o TIENE sentido? Perdóname esto… pero por lo que me cuentas todo tiene más que ver con tus ideas neuróticas que con la realidad. ¿Realmente alguien siguió tu propuesta con firmeza?

Carlos: No te preocupes, al principio nadie me tomaba en serio, pero realmente todos valoran mi criterio. Algunos compañeros bromean sobre todo esto, me llaman Camarada Pene, y cosas así; y otros se muestran firmes. Quizá el golpe del pasado diciembre no nos saliera bien, pero algún día conseguiremos llevar a cabo nuestra batalla.

Tina: ¿Qué dicen vuestras novias de esta “batalla”?

Carlos: Yo no tengo novia.

Tina: Ah.

Carlos: Estoy demasiado centrado en mis proyectos.

Tina: Entiendo.

Carlos: ¡De verdad!

Tina: Ya veo. Todo el asunto de las pollas y los flemones te habrá petado el cerebro. Antes te he dicho que eras mi héroe, así que espero que no nos decepciones.

Carlos: Claro que no. No somos los típicos borrachos que enseñan al amiguito para hacerse una foto de bar. Sé que nuestra voz se hará fuerte y sé que se hablará de nosotros.

Tina: ¿A pesar de que todo sea mentira?

Carlos: Sí. A pesar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar