Trash

La antiguía definitiva para acceder al amor platónico

Imágenes que llevarán tu libido al cero, pero que te agitarán la risa

Que las artes del coqueteo han cambiado lo sabemos todas. Todo se ha simplificado. Internet y smartphones han convertido nuestras calles en el gran mercado de abastos de la carne. Abierto todo el puto rato. Aguja tierna, pecho sabroso, babilla y cadera, falda y aleta... Todo a tiro de clic o de tap para que no te falte nunca comida en la mesa.

Si antes había que esforzarse para llegar a ser un perfecto estratega del flirteo, un Maquiavelo del sexo, el Casanova de la contemporaneidad, pasar horas a la intemperie de plazas o aspirando humo en bares, cortejando pacientemente a la presa como un(a) Barney Stinson impenitente, ahora basta con mantener uno o dos perfiles debidamente actualizados, sin mover el culo del sofa de casa. Facebook, Badoo, Grindr, Tinder, MeetMe, OkCupid, Match, Glipmse, 3ndr... Tú eliges plataforma en función de lo que quieras que entre en tu cama. No hay más.

“Se ama más lo que se ha conquistado con fatiga”, decía el viejo Aristóteles.

Bueno, pues ya no.

Aunque claro, también eso del ligoteo al peso online tiene sus reglas, sus propios códigos. Para pillar cacho hay que cuidar el perfil: delimitar gustos y aficiones (vale mentir, claro), escoger un buen seudónimo y sobre todo elegir bien las fotos que compartes. Lo sabe hasta el más bobo. Y lo corrobora la ciencia. Pero como en la escuela, los hay que prefieren hacer pellas, pasarse el día en los billares, poniendo morritos frente al espejo o trabajando nalgas en el gimnasio, y no acudir a clase. No miran los libros, hacen oídos sordos a lo que les dice la Gran Ciencia de la Seducción Online, y luego pasa lo que pasa...

Internet no es más que un espejo de nuestra sociedad, y como tal está plagada de despistados que no saben distinguir su mano derecha de su mano izquierda, hordas de personas solitarias que se lo juegan todo a la carta única de estos cebos visuales.

Y así, en nombre del sexyness se cometen atrocidades como estas.

Y eso que internet era un sitio para la autorepresentación mejorada de uno mismo, que si no...

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar