PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Trash

Kanye West ya tiene su propia moneda

H

 

El futuro del dinero digital podría ser de las celebrities

José Necky

03 Enero 2014 08:21

Olvídense de esos artilugios pesantes y metálicos con la cara del señor que da discursos por Navidad. ¿Por qué tener en nuestro bolsillo monedas con diseños tan poco glamurosos? Es cierto que con la llegada del Euro avanzamos un poco: al menos cuando vamos a comprar el pan no tenemos que suportar la lastimosa imagen de un tullido como Cervantes. Parece sorprendente que en plena revolución tecnológica, y con Apple como zeitgeist estético, pudiendo vestir una camiseta de leds con dibujos cambiantes e interaccionando con el mundo a través de nuestras Google Glass, aun tuviéramos que realizar los intercambios económicos con instrumentos que parecen diseñados por un pintor trasnochado del siglo XVIII.

Por suerte todo esto va a cambiar: han llegado las Coinye West, las criptodivisas con la cara del inefable Kanye West.

Aunque parezca sorprendente, esta nueva moneda digital personalizada no es obra de nuestro hombre renacentista. West no ha substituido sus escarceos con la moda para desplegar su fisonomía en un imperio monetario 2.0. Según los creadores de Coinye West, que permanecen anónimos, el objetivo de elaborar esta nueva moneda es demostrar que el dinero digital no es solamente cosa de libertarios que se discuten en Facebook acerca de si el uso de sistemas tipo bitcoin es suficientemente 'libre': por eso ellos quieren acercarla a las masas.

Aunque si somos sinceros, esto tampoco es ninguna novedad. En los últimos tiempos la creación de criptodivisas ha avanzado a marchas forzadas, dando lugar a Ripple, Litecoin, Peercoin o Namecoin. Sin embargo, entre todas ellas destacaba Dogecoin: una moneda nacida de un meme de internet. El diseño de la misma consistía enla cara de un perro bobo con una inscripción banal en una tipografía demasiado parecida a Comic Sans como para ser tomada en serio.

Dogecoin abrió las puertas para que Coinye West entrara triunfante en el mundo del comercio digital. Ahora que el camino hacia la banalización del dinero está allanado, sólo podemos esperar un aluvión de agudas creaciones que apuren hasta el paroxismo las posibilidades paródicas de la semántica, dando lugar así a monedas de nombres imposibles, ridículos y absolutamente desternillantes. Alea iacta est.

share