Noticias

Estar solo, ¿tan perjudicial como fumar?

Estudios recientes hablan de una degradación del cuerpo similar a la del tabaco o la falta de ejercicio provocada por la soledad

Una marquesina te sorprende al salir del metro: “Nunca pensé que lo peor de hacerse mayor fuera la soledad”, dice un anuncio. Ni la perdida de vitalidad, ni sentir que el tiempo se te escurre entre los dedos de la mano como la arena de un reloj, sino sentirte excluido de la sociedad y no tener con quién compartir las horas del día.

Diversos estudios desarrollados desde los años ochenta han concluido que si no tienes amigos, familia o lazos que te aten a una comunidad, las probabilidades de morir de forma prematura aumentan en un 50%. En otras palabras, el aislamiento social puede ejercer sobre tu cuerpo una degradación similar al que producen el sedentarismo o el tabaco.

La mayoría de los estudios se centran en personas que rondan los 60 años. Sin embargo, las últimas investigaciones llevadas a cabo por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos han puesto el foco sobre adolescentes y adultos de mediana edad.

A los participantes se les midió la presión arterial, su índice de masa corporal, el tamaño de la cintura y los n iveles de la proteína C reactiva, una proteína que aumenta sus niveles en reacción a la inflamación.

Después se les sometió a un cuestionario que contenía preguntas relacionadas con la frecuencia con la que veían a su familia, la relación con sus madres o su número de amigos.

A partir de ahí, los investigadores pudieron determinar que las relaciones sociales reducían el riesgo de padecer enfermedades en todos los tramos de la vida.

Por otro lado, el aislamiento social influye en la regulación del metabolismo y el sistema endocrino. Sin compañía y apoyo, el cuerpo se encuentra permanentemente expuesto a las hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, lo que aumenta el riesgo de padecer hipertensión, diabetes y enfermedades cardíacas.

Si no le ponemos remedio, tal vez, en un futuro no muy lejano, sean los propios médicos los que empiecen a recetar apps de contactos.

[Vía Guardian]

Una marquesina te sorprende al salirdel metro:

“Nunca pensé que lo peor de hacersemayor fuera la soledad”, reza un anuncio.

Ni la perdida de vitalidad, ni sentircomo el tiempo se te escurre entre los dedos de la mano como la arenade un reloj. Sentirte excluido de la sociedad y no tener conquién compartir las horas del día, sí.

Sin embargo, la soledad es unproblema sin edad. Una separación sentimental, un cambio deciudad, la perdida o cambio de empleo, mudarse de ciudad... puedendetonar en cualquier momento una “enfermedad” que puede resultarmortal.

Diversos estudios que se vienenllevando desde los años ochenta han concluido que si no tienesamigos, familia o lazos que te aten a una comunidad, lasprobabilidades de morir de forma prematura aumentan en un 50%.

En otras palabras, el aislamientosocial puede ejercer sobre tu cuerpo una degradación similar al queproducen el sedentarismo o el tabaco.

La mayoría de los estudios se centranen personas que rondan los 60 años, sin embargo, las últimasinvestigaciones llevadas a cabo por la Academia Nacional de Cienciasde Estados Unidos han puesto el foco sobre adolescentes y adultosde mediana edad.

A los participantes se les midió la presión arterial, su índice de masa corporal, eltamaño de la cintura y sus n iveles de la proteína Creactiva, una proteína que aumenta sus niveles en reacción a la inflamación.

Después se les sometió a uncuestionario que contenía preguntas relacionadas con la frecuenciacon la que veían a su familia, la relación con sus madres o sunúmero de amigos.

Así, los investigadores pudierondeterminar que las relaciones sociales reducían el riesgos depadecer enfermedades en todos los tramos de la vida.

Sin embargo, el aislamiento socialinfluye en la regulación del sistema hormonal y metabólico. Sincompañía y apoyo, el cuerpo se encuentra permanentemente expuesto alas hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, lo queaumenta el riesgo de padecer hipertensión, diabetes y enfermedadescardíacas.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar