Noticias

Ante el feticidio femenino en India, este doctor hace partos gratis si el bebé es niña

En la India muchas madres abortan al conocer que su bebé será una niña. Ganesh Rakh está intentando cambiar esta mentalidad desde la primera ecografía

oi oi

"Siempre celebraban y repartían dulces cuando era un varón, pero si nacía una mujer, los familiares desaparecían, la madre se quedaba llorando... la familia pedía un descuento. Se quedaban destrozados", dice el doctor Ganesh Rakh, que tiene un pequeño hospital en la ciudad de Pune, en el oeste de la India.

En su hospital, cuando nace una niña el parto le sale gratis a la familia. Es su manera de contribuir a una misión delicada: salvar las niñas bebé.

Una de sus pacientes actuales es Jaya Sable. Tiene 27 años, aunque a primera vista sería difícil adivinar su edad. Sus brazos, su pecho y su rostro están cosidos a cicatrices que la desfiguran. Sus quemaduras podrían parecer las de la superviviente a un ataque terrorista o una guerra, pero a Jaya no la atacó el bando enemigo, sino que fue castigada por su propia familia. ¿Su crimen? Dar a luz a una niña en lugar de a un niño.

Hace diez años, cuando su esposo y su familia política descubrieron que "había sido niña" ni siquiera quisieron visitarla en el hospital. Durante meses, su marido y sus cuñados la acosaron y la golpearon sin tregua hasta que, finalmente, decidieron atacarla con ácido para marcarla por su pecado de por vida. Incluso llegaron a conseguir que la declarasen legalmente muerta procurando un certificado falso de defunción.

"A veces deseo haber dado a luz a un niño. Mi vida hubiera sido diferente. Lo que es seguro es que hubiese evitado esta tortura", explicaba Jaya desde la cama del hospital del doctor Rakh, en la que se recuperaba de su segunda cirugía reconstructiva.

Jaya Sable recovers in a hospital bed in Pune

El caso de Jaya es extremo, pero es una clara representación de la persistente preferencia de niños sobre niñas en la India. Una construcción de la sociedad que propicia el feticidio, en infanticidio, el rechazo a las niñas y, en casos como el de Jaya, incluso el intento de asesinato.

Aunque la legislación haya prohibido revelar el sexo del bebé y el gobierno lance campañas intentando convencer a las familias de no matar a sus hijas, cada año millones de fetos femeninos son abortados por este motivo. Los números hablan por sí solos y ya no hay forma de negar la evidencia: en 2011 en la India nacieron 927 niñas por cada 1000 niños. En 2006, esa cifra había descendido a 918.

Estas estadísticas hicieron al doctor Ganesh Rakh ser consciente de la gravedad de la situación. Rakh, que es también el encargado de curar a Jaya en el hospital, ya se había dado cuenta de que cuando una mujer embarazada llegaba a dar a luz, todos los familiares llegaban con esperanza de que fuera un niño.

Dr Rakh, hospital staff and family members hold candles as they celebrate the birth of a girl

Eso despertó en Rakh la necesidad de crear la campaña "Mulgi Vachva Abhiyan" (campaña para salvar a las niñas). Desde 2012, cuando en su hospital nace una niña, todos los gastos por el parto son gratuitos para la familia. Además, se organiza una celebración con tarta y velas. Más de 500 niñas han nacido en el hospital desde la implantación de la campaña, y a ninguna de sus familias se le ha cobrado por los gastos sanitarios.

Rakh es consciente de que esta campaña por sí sola no solucionará el problema, así que gran parte de su trabajo consiste en ofrecer asesoramiento a las mujeres embarazadas y sus familiares. El doctor y su equipo invierten mucho trabajo en entender las preocupaciones y los miedos de las familias. Además, organizan marchas por las calles de Pune para convencer a la gente de que tener una hija es tan valioso como tener un hijo, "El día en el que la gente empiece a celebrar tener una hija será el día en el que empiece a cobrar otra vez".

[Vía DW]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar