PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

Un oso mata a más de 200 ovejas en los Pirineos persiguiéndolas hasta un acantilado

H

 

Las ovejas se precipitaron al vacío tratando de huir del oso

E.M.C.

24 Julio 2017 13:54

Entre la frontera de España y Francia, en los Pirineos, hay un acantilado próximo al pequeño pueblecito ilerdense de Lladorre. El pasado domingo, la tranquilidad del pueblo, de tan solo 226 habitantes se vio interrumpida por un macabro suceso: los cadáveres de 169 ovejas cubrían el suelo a los pies del acantilado, de 200 metros de altura. Y no eran las únicas, los cuerpos de otras 40 aparecieron muertos en el lado francés de la frontera.

Todo apunta que un oso pardo las persiguió, haciendo que las 209 ovejas propiedad de un pastor de Couflens (en Francia), cayeran acantilado abajo mientras trataban de huir de él. Los osos son una especie protegida en España que lleva años tratando de ser reintroducida después de que los cazadores acabaran con ella.


Resultado de imagen de parque natural de somiedo


Según Europa Press, hallaron pelo de oso en uno de las ovejas, aunque todavía no ha sido analizado para establecer con precisión que sucedió. No es la primera vez que algo así sucede: el año pasado 130 ovejas murieron en un incidente similar en los pirineos franceses.

A pesar de que el gobierno francés haya confirmado que va a compensarle al granjero por su pérdida, la federación de granjeros franceses se ha mostrado enfadada igual, "El pastoreo, que protege la biodiversidad y mantiene vivas las montañas, no es compatible con la reintroducción de grandes depredadores", dijeron.


Resultado de imagen de oso pardo pirineo


En 2004 la última osa nacida en los Pirineos murió a manos de los cazadores. Desde la década de los 90 el gobierno Francés está intentando repoblar la zona con osos traídos de Eslovenia. Se cree que ya son unos 30 ejemplares en la zona.

Los granjeros, indignados por este tipo de sucesos, llegan a veces a tomarse la justicia por su mano, llegando a matar a los osos pardos. Así sucedió el año pasado en Asturias, cuando un ejemplar apareció sin vida con un disparo en el pecho.


[Vía The Guardian]

share