ParaQueQuieresUnCoche

Las 8 situaciones más extrañas que me han pasado en un coche

Sales a la calle, el ruido del tráfico te golpea y el humo no te deja respirar. De camino al trabajo estás a punto de morir atropellado varias veces y el atasco no te deja cruzar la calle. El ruido del claxon es ensordecedor y te dedicas a mirar con condescendencia a aquellos conductores atrapados dentro de sus cajas de metal. Todos hemos vivido esa sensación. Sin embargo, todos tenemos coche o soñamos con tenerlo.

Según un estudio de Sigmados, el 72,8% de los conductores utiliza su coche a diario. El estudio, titulado #ParaQuéQuieresUnCoche, revela la opinión que tienen los españoles de sus vehículos. Y ante el eterno debate coche sí, coche no... los españoles dicen un sí rotundo.

La encuesta ha sido realizada a nivel nacional a través de 1.003 entrevistas telefónicas a mayores de 18 años. Y estos han sido algunos de los resultados.

El 61,1% de la gente utiliza el coche de forma habitual y un 10,5% no lo utiliza pero le gustaría hacerlo. El 52,3% preferiría prescindir del móvil antes que del coche. El 39,5% de los españoles ha besado por primera vez a su pareja en un coche. El 44,2% ha mantenido relaciones sexuales alguna vez en un automóvil. Y al 9% le han pillado in-fraganti.

Nosotros también hemos querido participar a nuestra manera en el estudio y hemos realizado una encuesta en la redacción. Más allá de Coche Si, Coche No... hemos llegado a la conclusión de que un coche es el mejor generador de anécdotas del mundo.

Estas son algunas de las cosas más extrañas que nos han pasado en un coche.

1. "Ir al FIB en pleno mes de agosto en un coche en el que no podía apagarse la calefacción".

2. "Que te paren en un control de alcoholemia, te pidan el permiso de conducir y, debido a los nervios, contestar “sí, por favor”".

3. "Que te rompan la ventanilla del asiento del copiloto para robarte la radio y después de hacerlo se den cuenta que el equipo esta incrustado en el coche. Ahora tengo un cristal menos pero mi radio sigue intacta".

4. "Dar un 'toque' a la parte frontal del coche de mis padres contra una farola y tener que recurrir al esmalte de uñas para taparlo... sin darme cuenta de que el color no coincidía para nada. Era de noche".

5. "Ir en coche por Budapest de madrugada y confundirnos de calzada. Acabar al más puro estilo Italian Job por las vías del tranvía. Darnos cuenta al ver un tranvía, en marcha, viniendo de frente en nuestra misma dirección. El tranvía tuvo que parar casi en seco. La calle era demasido estrecha para los dos".

6. "Ir en taxi rumbo a una entrevista de trabajo, con prisa, y tener que defecar. Pagarle 50 euros al conductor para que me dejara hacerlo dentro del vehículo, sobre un periódico. Sí, el conductor aceptó".

7. "Estar de vacaciones y tener que dormir cada noche, durante 7 días, en el coche. O mejor dicho, en su maletero. Una chancla evitando que la tapa se cerrara del todo me salvó de morir ahogado".

8. "Aparcar el coche con mis amigos para pasar la noche en un descampado solitario. Levantarnos a la mañana siguiente y comprobar que habíamos aparcado justo donde cada sábado instalaban un gran mercadillo. Nuestro capó amaneció convertido en un stand improvisado de fruta".

Sin duda, nuestra vida sería más aburrida sin coche. Aunque para gustos, colores.

#Coche sí / #Coche no...  

El debate y el estudio continúan en ¿ #ParaQuéQuieresUnCoche?

Tu opinión cuenta.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar