Noticias

Los errores científicos que nos han hecho creer que la monogamia es lo ideal

Un nuevo estudio de la Universidad de Míchigan sostiene que la ciencia favorece inconscientemente a la monogamia frente a las relaciones abiertas

oi oi

De un tiempo a esta parte las relaciones abiertas y poliamorosas se han convertido en un debate mainstream. Algo que hace unos años solo hubiese sido visto como la perversión de alguna pareja aburrida por los años o la fantasía hippie de unos colgados, es ahora algo que, de una forma u otra todos nos hemos planteado:

¿Son las relaciones monógamas mejores que las que no lo son?

¿Es natural para nosotros acostarnos siempre con la misma persona?

¿Y si lo fuera, por qué hay tantas infidelidades en las relaciones monógamas?

Lo cierto es que no tenemos respuestas claras para ninguna de estas preguntas, y esto es, en gran medida, porque los propios científicos son incapaces de realizar los estudios de una forma neutral. Ni si quiera ellos son conscientes de que sus estudios están planteados desde sus propios prejuicios, que, a priori tenderán a favorecer al sistema más normalizado socialmente.

Siendo consciente de este problema, un grupo de investigadores de la Universidad de Míchigan se propuso averiguar hasta que punto los psicólogos (y otros científicos) promovían — incluso de forma inconsciente — a promover la monogamia.

Terri Conley, director del estudio, dijo que "nuestras actitudes hacia la monogamia están tan arraigadas que nos resultan invisibles". "Ni siquiera es que pensemos en ello como 'lo que está bien', simplemente lo vemos como la única forma posible". Por ejemplo, en un estudio de la década de 1980 en el que analizaban las relaciones monógamas y las abiertas, utilizaban una escala en la que más celos, equivalían a más pasión. Ello reflejaba, de forma equivocada, las relaciones monógamas como más pasionales.

El equipo de Conley vio también como en muchos estudios se utilizaba un lenguaje en absoluto neutral que favorecía inevitablemente a la monogamia. Términos como "infidelidad", "engañar", "traición" o "parte ofendida" (todas ellas aparecen literalmente en estudios académicos) sesgarán muchísimo los resultados finales, guiando inevitablemente las respuestas de los participantes.

En este proyecto, Conley ha descubierto datos muy interesantes que desmontan en gran medida que la monogamia sea el único camino a seguir. Por ejemplo, un estudio que demostraba que las parejas no monógamas tenían más tendencia a practicar sexo seguro que las parejas monógamas que eran infieles a sus parejas.

Basándose en otra encuesta realizada a más de 2000 personas con diferentes tipos de relaciones, el estudio de Míchigan asegura también que las relaciones monógamas y las consensualmente no monógamas son exactamente igual de funcionales.

Aun así, la mayoría de estudios siguen transmitiendo que la tendencia que mejor se adapta a nosotros es la monogamia. ¿Nos lo creemos?

[Vía Quartz]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar