Marketplace

En Tokio puedes cantar Camarón en un karaoke y dormir en una cápsula

Algunas cosas que nunca te contaron de la capital japonesa

Fotos de Héctor Ferreño

A nosotros también nos horrorizan las guías turísticas al uso. Por eso, te traemos la guía alternativa de Japón con la vertiente más underground de Tokio. Tras pasarse 20 días rodando con sus fixies, los riders de Dosnoventa nos recomiendan los mejores lugares, siempre guiados por gente local.

El sushi no lo es todo

Seguramente te imagines a un grupo de japoneses comiendo sushi en un salón minimalista. Aparca esa idea. Nada de salones limpios y diáfanos: en Tokio se fuma en los bares, aunque está prohibido fumar en la calle. Justo al revés que aquí.

Por otro lado, no todo es sushi en Japón. "Al contrario de lo que la gente pueda creer, el sushi en Tokio no es tan habitual. Comimos sobre todo ramen, un plato barato, caliente y delicioso", comenta Oriol Bordes.

Dicen los chicos de Dosnoventa que el restaurante Santouka es una apuesta segura para acabar con el buche lleno de ramen. Tampoco te vamos a privar del placer de saborear buen sushi japonés. Para eso recomiendan Daiwa Sushi.

Antes, durante y después de la fiesta

Comas lo que comas, cárgate bien de energía, porque la noche japonesa promete. Quizá quieras arreglarte un poco antes de salir a los principales templos del ocio.

En la zona de Harajuku, la barbería de moda es Nishiyama Barber Shop, cuyo dueño importó un estilo de Nueva York, lleno de referencias al mundo sneaker, al baloncesto y al lo-life. Está en la segunda planta del taller de fixies de Brotures, por lo que seguramente veas bastantes riders por la zona.

Llega la hora de conocer la fiesta japonesa. Piensa qué tipo de plan estás buscando, porque hay para elegir. Por ejemplo, puedes subirte a un rascacielos. "En Japón puedes entrar en un edificio, ir al ascensor, pulsar en cualquier planta y al salir encontrarás siempre algo sorprendente", cuenta Juanma Pozo.

También tienes verdaderas catedrales del ocio que se convierten en una olla a presión loquísima, como el club Ageha, una discoteca gigantesca bañada por el Pacífico en la Bahía de Tokio, o el Vision Club.

Dicen los chicos de Dosnoventa que en uno de los bares acabaron cantando el 'Money Chant', a lo Matthew McConaughey en El Lobo de Wall Street y, según dicen, esa noche casi acabaron en comisaría. Ten cuidado con los desmadres si te vas de fiesta, porque a los japoneses les gusta el orden.

Si te gusta dar el cante, siempre te quedan esos templos kitsch que causan furor en Japón: los karaokes. Allí acabó todo Dosnoventa. "Teníamos reservada una pequeña sala con bebida y estuvimos cantando temas de 2Pac, A$AP Rocky, Wu Tang y Camarón", explican.

Suponiendo que no duermas en comisaría, tendrás que buscar dónde alojarte. Los riders eligieron una opción poco ortodoxa pero barata: un hotel de cápsulas, lleno de compartimentos individuales en plan futurista. Nada de lujos, solo ir y dormir. 

Si piensas ir por Japón en bicicleta, ten cuidado con los coches, porque allí circulan por la izquierda. Si lo que quieres es ir a Japón con una bicicleta sin frenos, como hicieron Dosnoventa, ten cuidado con la policía. "Uno de los días, nos saltamos un semáforo y un coche patrulla nos estuvo persiguiendo hablando por megafonía y con las sirenas. Incluso un policía nos persiguió corriendo y la gente miraba horrorizada. Hicimos la clásica 'estrella ninja': cada uno por un lado, y nos encontramos en el apartamento", relata Dani Melo.

Pero no todo fueron gamberradas. Dosnoventa también grabó un vídeo de su experiencia y pudo participar en eventos con riders locales. Juanma Pozo se lleva una reflexión: "la educación de la gente está a otro nivel. Es una cultura totalmente opuesta a la nuestra, desde la manera de saludarse hasta cómo expresan sus sentimientos".

Vídeo

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar