PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

Estos lingüistas trabajan para que puedas entender el idioma de los gatos

H

 

"Miau" también puede ser una palabra polisémica

PlayGround

29 Abril 2016 12:37

Que tu gato no sea capaz de articular palabra no quiere decir que no esté intentando comunicarse constantemente contigo. El hecho de que no pueda reconocer su propio reflejo en un espejo y se pelee solo no está reñido con que te hable todos los días. Y, no solo para que le des de comer...

La Universidad de Lund en Suecia está llevando a cabo una investigación al respecto dirigida por un equipo de lingüistas y ayudados por un zoólogo, un veterinario y un experto en comportamiento animal.

Llamado oficialmente “La melodía en la comunicación gato-humano” y, extraoficialmente, “Meowsic”, (un juego de palabras entre el maullido de un gato y la palabra "música"), el proyecto investiga las tonalidades que estos felinos utilizan a la hora de “hablar” con sus humanos.

Los investigadores empezarán centrándose en la prosodia, los patrones de tonalidad y la inflexión. Es decir, todas aquellas características que dotan a las palabras de un significado extra. A ellas les debemos que, cuando escuchamos a dos personas hablar sin llegar a entender el significado de lo que se están diciendo, seamos capaces de discernir entre si la charla está siendo amistosa o no.

Al igual que los humanos, los investigadores creen que los gatos también podrían tener características universales en los diferentes tonos que usan para expresar enfado o placer.

Conocer este tipo de información nos ayudaría a entender mejor la mente gatuna y, como consecuencia, podríamos tratarlos mejor y conseguir que se adaptaran mejor a nuestras necesidades.

Buscan las características universales en las tonalidades que los gatos usan para expresarse

Gatos y humanos han vivido juntos desde hace 10.000 años, más tiempo del que la ciencia ha podido analizar la lengua humana. Algunos investigadores creen que domesticamos al primer gato salvaje hace ya 12.000 años.

¿Nos encontramos ante un momento de inflexión en la relación con nuestro mejor amigo independiente?

¿Es posible que el ser humano pueda obsesionarse aún más con los gatos?

¿Si realmente quieren matarnos, nos avisarán antes?

Parece que lo descubriremos dentro de poco.

cat glasses frustrated

[Vía NYMag]

share