Lanzamientos

Diez discos exquisitos que no debes pasar por alto

Hay música con chicha por todas partes. Para no perder el ritmo de la actualidad, te destapamos diez discos que vale la pena conocer

Como cada semana, aquí está la columna-resumen con la que le tomamos el pulso a la actualidad discográfica, destacando diez títulos recientes que, creemos firmemente, merecen unos minutos de tu tiempo. Encontrarás reediciones de discos magníficos que merecen una segunda oportunidad, regresos en clave de shoegaze estratosférico, propuestas electrónicas que van desde lo urbano a lo oscuro, pop sofisticado y exotica retroactual, punk-funk asilvestrado y hip-hop panorámico. Sin más, aquí va una selección de algunas de las mejores cosas que han caído en nuestras manos (y en nuestros discos duros) en los últimos días.

A Sunny Day In Glasgow – Sea When Absent (Lefse)

A-Sunny-Day-In-Glasgow-Sea-When-Absent

Nota: 8.0

A estas alturas de la película es normal que algunos ya estén hasta el moño del revival shoegaze y dream-pop que lleva alargándose durante más de un lustro. Se entiende, en la medidad en que ha visto la luz cantidad de material que deja mucho que desear. Pero si escarbas bien entre la morralla sigue habiendo joyas. Y una de esas gemas preciosas es A Sunny Day In Glasgow, de los que hacía cuatro años que no sabíamos nada. Ahora han recalado en Lefse, un sello que hacía tiempo que no nos daba una alegría, pero vaya si lo han conseguido con Sea When Absent, la nueva maravilla de los de Filadelfia. Es un más de lo mismo, sí, pero profundamente melódico y felizmente accesible. Ahora suenan más pop (y hasta hay atisbos de R&B en algún que otro momento), pese a las capas de ruido que incorporan entre esas melodías que parecen estallidos de jovialidad y esas guitarras que suenan más nítidas que nunca. Es difícil huir de la comparación con My Bloody Valentine, pero A Sunny Day In Glasgow vencen cualquier tipo de negatividad y nos invitan a dejarnos llevar por las vaporosas voces de su prodigiosa vocalista, Jen Goma. RM

Cloud Boat – Model Of You (Apollo Records)

Cloud_Boat_Model_Of_You

Nota: 8.0

En apenas un año este dúo británico ha conseguido encontrar el equilibrio sonoro perfecto. Si bien su primera aventura, Book Of Hours, fue un correcto ejercicio de indietrónica sin más, para su segundo álbum han querido ofrecer un trabajo mucho más atmosférico y rico en matices que podría enamorar por igual tanto a los fans de The National que a los de Volcano Choir. Cloud Boat reparten pop-folk melodramático y sofisticado repleto de guirnaldas electrónicas ( Carmine), post-rock épicamente angelical ( Bricks Are For) y hasta un número de baile resultón ( Aurelia) que no amarillea el resultado general de un álbum de tono emocional entre lo melancólico y lo contemplativo. La producción de Andy Savours (trabajos para My Bloody Valentine o Sigur Rós) encaja a las mil maravillas con el universo sonoro de estos dos barbudos que tienen por delante un futuro de lo más prometedor. Aunque estemos viviendo los primeros coletazos del verano, este disco ha nacido para ser degustado con amor en otoño, y con el alma húmeda. SdA

Throwing Shade - 19 Jewels (No Pain In Pop)

Throwing_Shade_19_Jewels

Nota: 7.4

Llamándose Nabihah Iqbal y con estudios de etnomusicología en su currículo, cualquiera podría pensar que lo que hace Throwing Shade es puro cruzar el folk transoceánico con la producción electrónica. Y sí, hay algo de exótico en este 19 Jewels que, pese a no ser su primera referencia, llega con cierta entidad de debut. Las descoyuntadas notas de Pure Life recuerdan a algo parecido a un sitar; las notas sostenidas en el tramo final de Once se parecen a las melodías de tensión con sazón cultural de Oriente Medio usadas en los mundos egipcios de Mario Bros. Pero también hay mucho bagaje urbanita aquí: sin ir más lejos, la estructura rítmica de Once calca infinidad de riddims grime, y Real Bad bebe claramente del urban pop. A pesar de todo ello, lo más notable de este EP es la sensación de surrealismo onírico que desprende de principio a fin. Todo el viaje es disfrutable, pero es en Sweet Tooth y en el cierre con ODC (la versión instrumental de la primera) cuando Throwing Shade se muestra más poderosa, difuminando los límites de la percepción e induciendo sensaciones de experiencia transcorporal. MF

OOIOO – Gamel (Thrill Jockey)

OOIOO-Gamel

Nota: 7.9

¡oh-oh-eye-oh-oh!

¡oh-oh-eye-oh-oh!

¡oh-oh-eye-oh-oh!

Este cuarteto de agitadas japonesas lideradas por Yoshimi P-We, de los reyes del outer rock Boredoms, sabe como preparar nuestro coctel ‘melomaníaco’ favorito para el verano. En su nuevo álbum -su séptimo ya- empaquetan noise, tropicalismo, punk-funk, espíritu riot grrrl y gamelán tradicional de Indonesia para mandarnos a unas merecidas vacaciones mentales, lejos de nuestro lugar de trabajo. OOIOO continúan siendo una apuesta energizante y mutable, un remolino de cánticos indígenas, percusiones tribales, guitarras psicotrópicas, sonidos humanoides, puntadas electrónicas y ruidismo vario. La versatilidad es la clave. Si Atatawa nos recuerda a la instrumentación de juguete de Pascal Comelade, en Pebarongan reconocemos la inquietante atmósfera de la banda sonora de Permanent Vacation, en Gamel Ninna Yama percibimos brillos parecidos a los de nuestros Za!, y Gamel Udahah es como trasplantar el espíritu de Kathleen Hanna al paisaje sonoro de Indonesia. Un combo de sonidos y sensaciones que puede parecer incomprensible, pero que ellas consiguen dotar de una coherencia sin par. Gritemos con ellas, ¡oh-oh-eye-oh-oh! AC

Loops Haunt - IIVA EP (Black Acre)

Loops-Haunt

Nota: 8

Apenas tres meses después de soltar su primer largo, el notable Exits, el escocés Scott Douglas Gordon regresa con un mini-album generoso en minutaje que tira del hilo de IIVA (aquí presente en versión extended y en remezcla del japonés NHK) y suma seis nuevos cortes que reimaginan escenas de aquel álbum haciendo uso de una gramática electrónica con mucha más mordiente. Si Exits se movía en los límites del ambient sombrío y la música bass, proyectando escenarios de oscuridad y calma, aquí vemos asomar los demonios del Gordon más agitado y físico. TIIYL es techno crujiente y severo, de una rasposidad industrial, pero a la vez evoca la negrura insondable de una profundidad abisal, como si los mundos de Actress y Avian se encontraran en el interior de un batiscafo oxidado. IIHX aplica tratamientos de filtrado destructivos dando lugar a texturas siseantes y a una traqueteo rítmico que puede hacer pensar en el Mark Fell de los primeros Sensate Focus, pero en versión más techno, más turbia y opaca. En la segunda mitad del disco la temperatura rítmica se relaja, pero la presión experimental aumenta, regalándonos tres estampas agradablemente incómodas que encajarían mejor en el catálogo de PAN que en el de Black Acre. Y eso es un halago. Placer malsano. LMR

Donovan Blanc – Donovan Blanc (Capture Tracks)

Donovan-Blanc

Nota: 8.0

Por un momento toca regresar a la década de los 80, a sus últimos años. Imagina lo que sería poner la radio entonces y encontrar una canción perfecta que, lo presientes desde el primer momento, te va a acompañar durante el resto de tu vida. Una canción pop, por supuesto, que llega a dar color y emoción a tu vida con su tibia efervescencia, y que sabes que años después seguirá ahí, a tu lado, despertando las mismas sensaciones que aquel primer día. Esa canción podría venir firmada por Donovan Blanc, aunque el proyecto en realidad es “nuevo”. Y es que aunque lleven nueve EPs a sus espaldas bajo el nombre de Honeydrum, este dúo de Nueva Jersey publica ahora un álbum de debut homónimo de consonancias aterciopeladas y una profundidad emocional que mucho le debe a The Wake o The Church. Incluso sus armonías corales recuerdan a Steve Kilbey. El trabajo sigue una línea argumental ficticia que narra las aventuras de un joven, que como ya sugiere la abundancia de referencias femeninas en los títulos de las canciones, es un tipo con encanto, un acompañante de lujo. Girlfriend, Minha Menina, Traci Won’t Way, Veronica, Oh Donna, todos son homenajes a mujeres inventadas, y a la vez un delicioso tributo a la era dorada del preciosismo indie-pop.

Craig Leon - Anthology Of Interplanetary Folk Music Vol. 1 Nommos / Visiting (RVNGIntl)

Craig-Leon---Anthology-Of-Interplanetary-Folk-Music-Vol-1-Nommos

Nota: 8.2

Hay acontecimientos que marcan profundamente el carácter de una obra. Es el caso de Anthology Of Interplanetary Folk Music Vol. 1 Nommos / Visiting, un gigantesco disco de Craig Leon, que llegó a producir a grupos de los inicios del punk neoyorquino como Ramones, Talking Heads y Blondie. Algunos años antes de aquello, en 1973, el Brooklyn Museum hospedó una colección extensa de esculturas de la tribu de los Dogon de la República de Mali; una tribu cuya religión está basada en los recuerdos de una visita de una especie extraterrestre llamada Nommos. A raíz de una reveladora visita a aquella muestra y su creciente fascinación por los sintetizadores, Leon creó lo que él creía que sonaría en “el Walkman de los Nommos”. El resultado, que pocos oyeron en su momento tal y como él lo concibió, ya que se publicó en obras separadas, en contra de la voluntad de su autor, es una electrónica primitiva, que sirvió como punto de partida a otros géneros que luego se desarrollarían como la new age. Esta majestuosa reedición no podría llegar en un mejor momento, ahora que el revival de aquellas corrientes sintéticas está en la cresta de ola. Lo cierto es que, aunque este tipo de música siempre tuvo la vocación de ser la banda sonora del futuro, es difícil ubicarla temporalmente, como si hubiese quedado suspendida en el tiempo, como ese arte de los Dogon. RM

The Soundcarriers – Entropicalia (Ghost Box)

Nota: 7.7

¿Echabais de menos a Broadcast y Stereolab? ¿Estáis cansados de lánguidas cantantes que intentan imitar a la fallecida Trish Keenan y quieres algo verdaderamente genuino? Si es así, tranquilos, porque acaba de llegar el nuevo disco de The Soundcarriers, titulado apropiadamente Entropicalia, una colección de canciones pop psicodélicas que beben del imaginario sonoro de la exotica de los 60. El proyecto ha recalado en Ghost Box Records, donde encajan a la perfección. Podéis esperar ritmos de herencia motorik, sintes analógicos burbujeantes, guitarras ácidas, temas teñidos de jazz, percusiones cálidas y calmadas y, flotando por encima de todo, la voz soleada de Leonore Wheatley. Todo muy bien ejecutado. Además, participan Jesse Chandler de Midlake en el Hammond y las flautas y ni más ni menos que el actor Elijah Wood, quien aporta su voz en ese viaje matemático y muy cinematográfico que es This Is Normal al más puro estilo spoken word. RM

Ab-Soul - Theses Days... (Top Dawg)

Nota: 7.5

Para no iniciados, Ab-Soul es (junto con Jay Rock) la amiga fea pero simpática del ahora todopoderoso Kendrick Lamar y el otrora todo pintón ScHoolboy Q. Los cuatro formaban Black Hippy y los cuatro han seguido con sus carreras en solitario sin ningún tipo de tirantez. These Days...pone este punto en evidencia, por si cabía alguna duda, pues los tres excompañeros de Ab-Soul aparecen en el álbum, así como buena parte del stardom del hip hop americano (el underground y el overground), hasta contar 16 colaboraciones. Es precisamente este punto lo que hace bueno este disco: la multiplicidad de las formas que ha tomado el rap en los últimos años queda aquí reflejada, desde la apertura con God's Reign (producida por Purity Ring), hasta el cierre con W.R.O.H y sus atmósferas solemnes. También hay espacio para las locuras de Danny Brown, la dulzura de Jhené Aiko y un Action Bronson más serio de lo habitual. Y, sin embargo, tanta colaboración y tanto nombre ensombrecen la figura del protagonista de este disco, cuya aportación queda relegada a una especie de segundo plano. MF

Shanghai Den – EP 1 (R&S)

shanghai-den-Ep1

Nota: 7.3

Hasta la fecha Shanghai Den sólo había asomado la cara en un track reciente de FaltyDL, pero este 12” de debut demuestra que el tipo, sea quien sea, tiene cosas buenas que ofrecer. Son sólo dos cortes los que caben en EP 1, pero entre ambos encierran suficientes ideas como para querer confiar en el futuro de Mr Den. The Sun amaga con una intro que alude a terreno del house minimal, pero es puro MacGuffin. A partir de los treinta segundos el ADN que asoma remite al drum'n'bass más oscuro y cerebral, como unos Source Direct bajados de revoluciones y manteniendo el gasto calórico al mínimo. A partir de ahí van aflorando matices, desde sintes que suenan a experimento radiofónico a un groove por momentos casi tropical, como de soca desnaturalizada. Todo filtrado por una sensibilidad sonora que remite de forma clara al underground británico. En el envés, Vale W. Group se muestra más inquieta y desenfocada. Oímos un oscuro reese bass que sabe a rave y a neurofunk, el esqueleto rítmico remite al warehouse techno, pero aparece adornado por congas, por samples de cuerdas sacadas de algún viejo filme de miedo y un pad aéreo que evoca de forma clara a los Orbital de los primeros noventa. Aún falta enfoque y concrección en su propuesta – ya los ira ganando con el tiempo-, pero hay madera y maneras. LMR

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar