PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lanzamientos

Diez discos como la copa de un pino que no te debes perder

H

 

Empieza el año y comienza la avalancha de música interesante. Para no perder el ritmo de la actualidad, te destapamos una decena de obras que te recomendamos encarecidamente

Javier Blánquez , Aïda Camprubí , Mónica Franco , Robert Gras , Roger Masip

10 Enero 2014 08:37

Ha comenzado 2014 y nos ocurre lo que cada año: que empieza la temporada con novedades fresquísimas de enero y todavía con algunos releases tardíos de diciembre coleando. Lo que se mantiene también es la calidad media de la música que se publica en territorios cercanos a lo indie, lo electrónico o lo urbano. Vamos a demostrarlo con nueve discos más que notables que nos han tocado la fibra y un décimo que, si bien es decepcionante en la forma, es importante en el fondo –hablamos del “EP 2” de Pixies–. Dicho lo cual, vamos al grano. Nos espera un tesoro en forma de sonido.

Débruit: “Aljawal” (Soundway)

Débruit & Alsarah - Alkoan Baladi

Nota: 7.2

La predisposición del francés Débruit por explorar los sonidos autóctonos africanos ha estado presente casi siempre en sus referencias. Desde la gloriosa “Nigeria What?”, pasando por su debut “From The Horizon”, el beatmaker siempre ha considerado el folklore musical de ultramar parte indispensable de su mensaje. Su nueva guía de viaje se llama “Aljawal” y la presenta conjuntamente con Alsarah, vocalista de origen sudanés. En efecto, Sudán es el destino y está plagado de cuerdas arabescas épicas y sinuosas percusiones, una materia prima que funciona de coña al convertirse en ritmos (que se lo digan a Timabaland). La tersura vocal de Alsarah es aquí un plus añadido. En definitiva, otro disco de Débruit que a base de didáctica, humildad y cariño trasciende el halo anecdótico que tienen este tipo de experimentos musicales. MF

David van Tieghem x Ten: “FRKWYS vol. 10: Fits & Starts” (RVNG Intl.)

david van tieghem x ten - fits & starts

Nota: 7.6

En su misión de rescatar del olvido a figuras importantes del avantgarde americano, como fue el caso de David Borden hace dos temporadas –un maestro del sintetizador en su versión más ascética y minimalista, acompañado entonces por James Ferraro, Daniel Lopatin y Laurel Halo en una larga improvisación ambiental–, la serie FRKWYS del sello RVNG Intl. ha llamado ahora a David van Tieghem, un músico que estuvo involucrado en los años 70 en proyectos de Steve Reich, Laurie Anderson y Brian Eno, y que en los 80 mantuvo cierta fama como artista afín a la new age de entonces. Pero Van Tieghem no es un pintor de paisajes relajantes, sino un percusionista que ha tocado palos como el rock progresivo, el minimalismo y la electroacústica, bagaje que resuena con fuerza en estas dos piezas de nueva creación que son como una sinfonía de bolsillo sobre el despertar de una ciudad: golpes, pasos, punteos, ecos y toda una larga sucesión de momentos rítmicos y tímbricos que, lejos de sonar desorganizados, demuestran una coherencia fascinante, que en caso de ser caos, lo es hipnótico. Eso sí: hay que escuchar atentamente, hundiéndose en el sonido, imbricándose con sus tiempos escurridizos. Junto a van Tieghem colaboran hasta 10 músicos jóvenes (de ahí el x Ten). Uno de ellos es Maxmillion Dunbar, que le da cierre al vinilo con siete minutos de house experimental y deconstruido. RG

Flying Lotus: “Ideas+Drafts+Loops” (Mixtape)

Flying Lotus: “Ideas+Drafts+Loops”

Nota: 7.4

Tal como son los discos de Flying Lotus, todos podrían titularse así, ‘ideas, esbozos y bucles’, porque una de sus características como productor es que jamás termina los temas. Todos sus tracks se componen de ideas simplemente esbozadas, de fragmentos inconclusos, de arranques que jamás encuentran un desarrollo en sí mismos, sino como piezas en miniatura de un puzle cósmico: unas veces es un beat, otras una línea de sinte, un loop bien logrado o un sample vocal. La habilidad de FlyLo, sin embargo, consiste en hacer de toda esa vomitona de ideas un todo coherente que, además, consigue adentrarse en profundidades cósmicas. Este año tiene previsto publicar un nuevo disco, y a modo de teaser –o de demostración de fuerza lanzando al éter hasta 24 pistas que podrían formar parte del disco, o quizá no, quizá sean los descartes, lo inútil– ha regalado “Ideas+Drafts+Loops”. No es ni será el primer caso en el que un artista nos muestra su cubo de la basura para restregarnos por la cara que hasta su mierda es oro, pero este caso de Flying Lotus es relevante: si es con esto con lo que ha conformado su nuevo álbum, el LP promete; y si por el contrario fueran el sobrante, no queremos ni imaginar cómo será la parte útil. Jazz, hip hop, funk y psicodelia: la receta de siempre, pero con unos ingredientes frescos y sabrosos. RG

Descarga

The Field: “Cupid’s Head. The Gas Remixes” (Kompakt)

The Field: “Cupid’s Head. The Gas Remixes”

Nota: 8.0

La última vez que Wolfgang Voigt utilizó el alias Gas para producir ambient fue en 2000: el álbum “Pop” en Mille Plateaux, su testamento (y su obra maestra). Antes de ese momento el material de Gas era comentado en ciertos corrillos especializados como una revolución dentro de la música atmosférica –densas texturas ambientales, beats techno amortiguados, como si fuera el encuentro entre Basic Channel y un Brian Eno hormonado–, y casi tres lustros después se cuenta como una influencia básica para nuevos productores que quieren pasearse por el filo de lo etéreo, con el caso de The Sight Below como paradigma supremo. Y la última vez que Wolfgang Voigt utilizó el alias Gas, en general, fue en 2008-2009, con la edición de la caja recopilatoria “Nah und Fern” y dos conciertos de despedida (uno de ellos en el Parc Güell de Barcelona, entre columnas de Gaudí). Y desde entonces nada… hasta que le ha echado mano a dos piezas del último álbum de The Field, sin duda uno de los alumnos más avanzados de la estética Gas. Encuentro entre el padre y el hijo, como cuando Maradona entrenó a Messi, estos 20 minutos de audio flotante son un regreso delicioso a aquellos paisajes artificiales y colgantes que brotaron con la mitología Gas. Estéticamente no hay novedad, ningún desarrollo significativo, pero reencontrarse con la versión original y con esta calidad es algo que no tiene precio. El buzz de Gas no se ha resentido ni un ápice en todo este tiempo. RG

Museum Of Bellas Artes: “Pieces” (Best Fit Recordings)

Museum Of Bellas Artes: “Pieces”

Nota: 7.6

Las esperas a menudo son demasiado largas y contraproducentes para los grupos. Pero en el caso de Museum Of Bellas Artes podemos decir sin pelos en la lengua que ha merecido la pena. A este trío de Estocolmo les conocimos hace cuatro años y casi desde entonces han estado trabajando en su álbum de debut, “Pieces”, que el pasado noviembre por fin llegó a las tiendas. Joanna Herskovits, Leonard Öhman y Alice Luther, amigos de la infancia, exhiben aquí un pop baleárico, como muchos de sus compatriotas, pero también hay momentos para la dispersión ambiental propia de las bandas sonoras sintéticas, ramalazos de spaghetti-western, folktronica y hits de pop electrónico listos para entrar directamente en las listas de reproducción de los iPods más molones. RM

Ocoeur: “Memento EP” (n5md)

Ocoeur: “Memento EP”

Nota: 7.9

Se llama Franck Zaragoza, pero es belga, no maño. Y cuando empieza a dibujar paisajes turbulentos, de una negritud crepuscular, salpicados de notas furtivas de violín y crujidos electrónicos, se hace llamar Ocoeur, que es un alias que transmite misterio y amor a la vez. Sus primeros pasos los dio en el netlabel Música Vermella –que algunos conocerán por ser el primer lugar donde apareció la música de nuestro querido Alizzz–, y poco a poco ha ido creciendo su dimensión como promesa del ambient entristecido y tendente a la desolación absoluta. Ingresar en el sello n5md no es una cuestión menor –hablamos de uno de los mejores dispensadores de IDM del planeta desde hace ya muchos años–, y “Memento EP” funciona como excelente apósito a su álbum del año pasado, “Light As A Feather”. Los tres temas nuevos de Ocoeur tienen ese aliento cinematográfico depresivo, esos tímidos bucles melódicos que suenan como cajitas de música averiadas, y los dos remixes de Ben Lukas Boysen y Elise Mélinand que completan el disco le dan un poco más de optimismo y velocidad, pero no le restan ni un ápice de emoción desesperada. Un descubrimiento obligado para gourmets de ese impresionismo capaz de robarte el corazón. RG

Oake: “Vollstreckung EP” (Downwards)

Oake: “Vollstreckung EP”

Nota: 8.3

Según su página de Soundcloud, su ciudad de origen es Gomorra (que ellos sitúan en Alemania). Sus fotos son aparentemente beatíficas, con un filtro rosado de instagram, pero no desvelan su identidad ni muchas pistas sobre su origen. Son, aparentemente, una chica –que entonaría esos cantos de sirena subterráneos que rasean por lo bajo cada una de las cuatro piezas de este EP– y un mozo con bigote. Y dan mucho miedo. Tras descubrirse con el impacto de Kerridge que hay un espacio para el desarrollo de un punto de encuentro entre techno industrial y doom metal, entre ritmos gélidos y atmósferas cortantes, entre un amago de dream-pop que se vuelve pesadilla y la violencia mental de una producción de Surgeon –que es quien les ha fichado para Downwards–, la irrupción de Oake es un acontecimiento para quien disfrute del mal rollo. “Vollstreckung EP” es su segundo maxi, tras un arranque fuerte a mediados de 2013 con “Offenbarung”, y la progresión es a mejor: suenan como si la puerta del Hades estuviera a punto de abrirse, como si el mundo onírico fuera a suplantar nuestras realidad de los sentidos, como un eco oscuro que resuena en el centro de nuestros miedos, como un esfínter muy apretado. Seguirles la pista se vuelve desde hoy absolutamente obligatorio. JB

Pixies: “EP-2” (Pixies)

Pixies: “EP-2”

Nota. 6.5

A pesar de su díscola carrera, parece ser que los de Boston se han tomado en serio continuar con su serie de EPs, y a rebozarlos de temas inéditos grabados en los estudios Rockfield, en Gales. Pixies, monstruos de finales de los ochenta, han ganado en contundencia y siguen a pies juntillas las maneras del indie que ellos ayudaron a definir, pero han perdido en ansía de experimentación. Si escuchas estas cuatro piezas te puedes encontrar lo siguiente: una previsible, “Blue Eyes Hexe”, con el añadido de que a Frank Black le ha cogido el gustillo a desgañitarse y después rapear; la preciosa y etérea “Magdalena”, “Greens And Blues”, que mezcla la psicodelia con las melodías del pop facilón, y finalmente “Snakes”, que podría sonar a cualquier grupo de los 90 menos a Pixies. Y a pesar de que cuenta con la producción del favorito Gil Norton, encargado de piezas claves como “Doolittle” (4AD, 1989), han perdido su particular brillo lunar y parece una evidente continuación de la carrera de Black en solitario. Si los observamos lejos del ojo crítico del fanático, el disco está ejecutado con gracia, si bien no con maestría. Esperemos que la nueva bajista, Paz Lenchantin (no, este vez no se llama Kim) y ex-compañera de Billy Corgan sobre los escenarios, sepa defenderlo con la garra que se merece en los directos que se avecinan. AC

Stephen Malkmus & The Jicks: “Wig Out At Jagbags” (Domino)

Stephen Malkmus & The Jicks: “Wig Out At Jagbags”

Nota: 7.3

Stephen Malkmus, el que fuera líder de Pavement, ha demostrado sobradamente en más de una ocasión que se las apaña la mar de bien sin la banda que le dio fama. La última prueba de ello es “Wig Out At Jagbags”, su nuevo disco junto a The Jicks, producido por el grupo con la ayuda de Remko Schouten (un productor holandés que se hizo famoso gracias a Pavement) y grabado en un estudio de la región rural de las Ardenas con un ‘rollo de granja’. Según cuentan está inspirado por un sinfín de elementos, lugares o personas como Colonia, Can, Sic Alps o Red Hot Chili Peppers. Se trata de un LP de rock clásico (y aún así suena rabiosamente joven) que gustará tanto a aquellos fans de Pavement como su trabajo como solista. Sólo hay que escuchar piezas juguetonas como “Lariat” para darse cuenta de lo que estamos hablando. RM

Varios: “The Sound Of Belgium” (La Musique Fait La Force)

The Sound Of Belgium

Nota: 8.1

Al hilo del fantástico documental que causó estragos en la pasada edición del In-Edit Beefeater nos llega algo así como la banda sonora de “The Sound Of Belgium”. Y en un formato muy goloso para los coleccionistas, un boxset de 10 doce pulgadas que incluyen un total de 40 temas que repasan las últimas cuatro décadas de la música belga. Hay de todo, desde los grupos fundacionales como Front 242, el movimiento new beat de Public Relations, Zsa Zsa La Boum y Rhythm Device, hasta ese techno espacial que salió en los albores de la década de los 90s desde la plataforma R&S. Esperad, por tanto, material de Outlander y CJ Bolland. También hay sus pinceladas de proto-hardcore de la mano de Frank De Wulf y clásicos de toda la vida como Klaus Schulze y Joey Beltram (aunque no sean belgas, pero sí ligados a sellos ídem). Una delicia tanto para expertos en la materia como para aquellos quienes se acerquen a este sonido tan influyente por primera vez. RM

share