Lanzamientos

Diez discos cautivadores que no debes pasar por alto

Hay música con chicha por todas partes. Para no perder el ritmo de la actualidad, te destapamos diez discos que vale la pena conocer

Como cada semana, aquí está la columna-resumen con la que le tomamos el pulso de la actualidad discográfica destacando diez títulos recientes que, creemos, merecen unos minutos de tu tiempo. Hay proyectos fantasma de caras ilustres a los que conviene seguir la pista, electrónica que se mueve entre la evocación de un pasado mítico y la prospección de futuros, indie-rock de guitarras con poso y material nacional de primera calidad. Aquí va una selección de algunas de las mejores cosas que han caído en nuestras manos (y en nuestros discos duros) en los últimos días.

Head High – Megatrap (Power House)

Head High – Megatrap

Nota: 7.8

No hace falta ser ingeniero de sonido para reconocer el poso berlinés de un productor de techno. Con René Pawlowitz aka Head High (y aka Shed y aka WK7 y así con unos cuantos nombres más) ocurre. Ese bombo turbador, constreñido y despiadado traslada al oyente a los clubs más míticos de la ciudad del Spree. Sin embargo, este Megatrap que ha llegado por sorpresa, va más allá del placer primario technero del bombo a negras. Aquí los breaks son la esencia y los samples vocales de la era rave británica el aderezo perfecto. Hasta aquí, podría parecer que los nueve temas del disco evocan el lado oscuro de la música de baile. Pero no, Pawlowitz reparte aquí y allá celestiales líneas melódicas cargadas de buen rollo fiesteril ( Megatrap (Real Mix)) y jackin hedonista ( Power Seat). Servidora, como cada verano, tiene fe en que vuelva el espíritu del verano del amor. Si en 2014 obra el milagro, este Megatrap es la banda sonora perfecta. MF

Kyle Bobby Dunn - Kyle Bobby Dunn and the Infinite Sadness (Students Of Decay)

Kyle Bobby Dunn - Kyle Bobby Dunn and the Infinite Sadness

Nota: 8.0

El nuevo álbum de Kyle Bobby Dunn es un viaje en toda regla. Iniciático para unos, trascendental para otros. Algo transmite, no te pueden dejar indiferente sus dos horas de música. No cuesta adentrarse en Kyle Bobby Dunn & The Infinite Sadness como a priori uno podría pensar. Tampoco transmite una infinita tristeza como sugiere el título. En realidad Dunn propone una agradable travesía a través de ambientes luminosos que te hacen flotar ingrávido más que temblar de miedo. Es ambient plácido, beatífico, y seguro que has escuchado mucho material similar a estas alturas, ya sea de él o de otros artistas de similar calado, pero el disco tiene algo de especial. Dunn va más al grano. La idea central de cada una de sus composiciones aparece rápido y se desarrolla con enorme serenidad y coherencia. Tiene mérito, siendo un género con poco margen de maniobra y tratándose de un artista con más de una década de carrera a sus espaldas en la que nunca nos ha dejado igual. Y aquí, sin lugar a dudas, estamos ante una de sus grandes obras. Perfecta para empezar a seguirle la pista o para continuar disfrutando de su legado. RM

Traxman - Da Mind Of Traxman, Vol. 2 (Planet Mu)

Traxman - Da Mind Of Traxman, Vol. 2

Nota: 8.0

Traxman no sólo es uno de los productores más veteranos de footwork -su nombre puede encontrarse en el catálogo del mítico sello Dance Mania-, sino también uno de los cocineros más imaginativos y churriguerescos del género. Pese a que el título Da Mind Of Traxman es suficientemente explícito, es necesario hacer hincapié en él. Tanto este segundo volumen como el primero -el que fuera su debut en largo- atesoran las producciones más ortodoxas e idiosincrásicas del norteamericano. La mente de Traxman escanea la historia de la música con un recelo inaudito en otros apóstoles del footwork. En este disco se pueden encontrar desde clásicos samples souleros hasta un doble bombo y guitarras infernales propias del death metal (en The Edge Of Panic). En dos momentos gloriosos del tracklist ( Computer Getto y I Wanna Be High), el escrutinio alcanza a Kraftwerk y al mítico Can You Feel It de Mr. Fingers. En otros ( Bubbles) o ( Can Nuttin' Hold Me Back), la artillería consiste en simples efectos sonoros o un sencillo fraseo, pero el efecto es igual de devastador: puras bombas para los corrillos de baile frenéticos. MF

Strand of Oaks - Heal (Dead Oceans)

Strand of Oaks - Heal

Nota: 7.5

A pesar de asemejarse a Odín y bautizarse con un nombre que poco dista del Yggdrasil, este cantautor rockero de apariencia bárbara no nos lleva por el camino del metal pagano o el folklore de la mitología escandinava. De estética un tanto heavy, y con gato (véase el videoclip de Goshen ‘97), Tim Showalter, alma de Strand Of Oaks, es un compositor americano que podría pasar por una suerte de híbrido entre Justin Vernon y su tocayo Tim Harrington de Les Savy Fav. Con vocación de druida, en su último disco se abre públicamente en canal para sanar las heridas; las marcas que le ha dejado su pasado de adolescente rollizo, ávido bebedor y propenso a los desastres amorosos. Durante la grabación del álbum Tim tuvo un accidente de tráfico que le llevó a cambiar la dirección del proyecto, buscando transmitir en sus canciones el momento catártico entre la vida y la muerte. En el camino homenajea al difunto Jason Molina de Songs: Ohia, doctor máximo en curar almas perdidas a través de la música. Y lo hace con JM, canción cuyas resonancias de guitarras son los aullidos de una jauría de lobos, que se llaman desde los distintos rincones de la estepa. También hace acto de presencia otro JM, J Mascis, quien se encarga de abrir el disco con sus reconocibles arreglos de guitarra. El trayecto pasa por HEAL, que puede recordar a A Place To Bury Strangers, Same Emotions, con un algo de The Black Keys, y Plymouth, una canción doliente, perfecta para conducir de noche por carreteras vacías. Showalter llega al final del disco desfogándose, con una Wait For Love que por momentos se arrebata entre pianos, espirales electrónicas y percusión virulenta. AC

Cleared - Drown (Immune)

Cleared - “Drown”

Nota: 7.8

Nunca has estado allí, pero seguro que puedes imaginarte la noche en la que Lovecraft soñó por primera vez con Chtulhu, esa criatura ancestral alada con cabeza de cefalópodo y una constitución que alterna tentáculos asfixiantes y garras incisivas. Hueles las profundidades marinas, los poros se te abren a un terror que no se acaba de transmutar en algo físico. Ese dios ahogado en los abismos oceánicos podría también haber inspirado Drown, último eslabón de la trilogía que el dúo experimental de Chicago Cleared inició en 2009. Es un disco de atmósferas que se desarrolla a partir de ritmos rígidos y palpitantes, como la constante vital de un ente que no es ni humano ni máquina ni animal. Las guitarras deshilachadas se abastecen del material más oscuro del drone metal, el dark ambient y el dream-pop de cristales empañados de gente como los primeros The Dururtti Column, sin llegar a producir pesadilla, a pesar de ser corrosivo. Drown avanza entre frecuencias astringentes, sonidos que evocan escenas industriales con un punto irreal, construyendo los ángulos imposibles de la ciudad de R’Lyeh, con texturas que se mueven en los limites de lo analógico y lo digital. Si paramos bien el oído, casi podríamos escuchar recitar en el crescendo constante y casi ensordecedor de Remote Ocean Prayer algo parecido a “Ph´nglui mglw´nafh Cthulhu R´lyeh wgah´nagl fhtagn” (En la ciudad de R´lyeh, Cthulhu muerto espera soñando). AC

Devonté Hynes – Palo Alto (Original Motion Picture Score) (Domino)

Devonté Hynes – Palo Alto

Nota: 7.5

Palo Alto, la película, se está convirtiendo en uno de los fenómenos indies de la temporada. Tiene sus motivos. Primero, porque está dirigida por Gia Coppola, nieta de Francis Ford Coppola y sobrina de Sofia Coppola, de tan sólo 27 años. Segundo, por sus actores. Hay nuevas promesas, firmes realidades (Emma Roberts) y estrellas que convierten en oro todo lo que tocan (hablamos de James Franco). Por último está Devonté Hynes (Blood Orange), quien se ha encargado de componer la banda sonora. Y lo cierto es que los resultados son magníficos. Está construida a partir de sintes flotantes y timbres que le dan un toque muy ochentero y a la vez atemporal. Es brevísima porque no llega ni a la media hora, pero eso juega en su favor: querrás escucharla más de una vez hasta quedarte prendado por su belleza. La música se mueve cómodamente entre el pop de cámara a lo These New Puritans, el dream-pop de Beach House y la música neoclásica de grandes como Ólafur Arnalds y, por si fuera poco, el propio Hynes canta en alguna de las canciones. Digan lo que digan por ahí, una pequeña joya. RM

Answer Code Request – Code (Ostgut Ton)

Answer Code Request – Code

Nota: 8.0

Los primeros 12” de Answer Code Request llevaron a algunos a especular con que detrás de aquel alias estaban caras conocidas de la escena techno berlinesa como Marcel Dettmann o Shed. Y la filiación existía (sin ir más lejos, Dettmann planchó un par de aquellos EPs en su sello), pero el sonido de aquellos discos, aún demostrando una clara afinidad con la estética que todos asociamos a Berghain y Ostgut Ton, demostraba una personalidad propia que ahora, en Code, se desarrolla en todo su oscuro esplendor. En su álbum de debut, Patrick Gräser se aparta de la pista de baile para entregar un trabajo de diseño sonoro exquisito que aglutina y adapta influencias de distintos géneros y etapas -desde el Detroit de ciencia ficción al breakbeat hardcore, el intelligent techno inglés de los primeros 90 y el primer dubstep, sin olvidarse del legado berlinés- dentro de un marco techno que suena versatil, moderno e intrigante. Atmósferico y expansivo a ratos, claustrofóbico y denso en otros momentos, alternando patrones simples y complejos, episodios plácidos con otros de rítmicas más pulsantes y opresivas, Gräser se acerca al techno desde una perspectiva low-end más propia de la música bass, como si quisiera revivir y propulsar hacia nuevos espacios aquella conexión Bristol-Londres-Berlín que nos hizo hablar de dubtech hace ya algunas temporadas. Viejos códigos que suenan frescos. Gran debut. LMR

M.E.S.H. - Scythians EP (PAN)

M.E.S.H. - Scythians

Nota: 8.2

Al californiano James Whipple aka M.E.S.H. y a sus compañeros de las fiestas Janus le debemos el haber insuflado un aliento más aventurero a una noche clubber berlinesa que, gracias al cielo, cada vez está menos limitada a lo que pueda ofrecer el techno y el house. Su primer EP para el sello PAN es buen ejemplo de la idiosincrasia de esas noches, que podríamos considerar parientes de las veladas Fade To Mind o las fiestas GHE20 G0TH1K del otro lado del charco. Scythians, el corte que abre el EP y le da título, podría pasar por un cruce entre Venetian Snares, AGF y Visionist, o lo que es lo mismo, un acercamiento de posturas entre el braindance limítrofe con las travesuras del breakcore y esa nueva escuela grime que apuesta por las arquitecturas económicas, gélidas y espacialistas, pero aquí con un barniz glitcheante. En Interdictor se deja sentir el virus de Autechre sobre una dinámica rítmica compleja de la que brotan ecos de dub techno. Captivated es como poner a Techno Animal a hacer trap con una 808 mientras conducen de noche de vuelta a casa después de haber estado comprando discos con la gente de Night Slugs, y Imperial Sewers cercana al hip hop quimérico de gente como Arca, pero con una ración extra de stabs amenazantes que evocan los fantasmas del hardcore á la Terrordrome. Scythians suena rabiosamente actual aún evocando escenas del pasado, suena experimental y accesible a la vez, apto para la escucha relajada y atenta sin apartarse de las modernas dinámicas de club. Si eres de los que pagarían por ver a Visionist y Evian Christ en una misma noche, este disco es para ti. LMR

DESERT - envalira EP (Buenritmo Records / Minty Fresh)

DESERT - envalira EP

Nota: 7.8

De cuando en cuando, aparece en el panorama nacional una banda de esas que podrías describir como especial y delicada, a la que hay que cuidar, mimar, tratar con mucho cariño cada cosa que sacan. Pasó con Granit, que nos duraron muy poco, como un bebé prematuro y enfermo, y ahora pasa lo mismo con DESERT, el proyecto de una de las chicas de aquel dúo, Cristina Checa, y el productor Eloi Caballé. No llegan a dos años de existencia y han publicado muy poco. De hecho, no hay noticias de un álbum de debut que muchos ya ansían después de escuchar el sencillo Camins / Desert, que recientemente les permitió actuar en festivales como Sónar y SXSW. Ahora Buenritmo edita su nuevo EP, Envalira. No os volváis locos, es una palabra inventada que viene a ser una mezcla entre embobado y delirar. Dos sensaciones que precisamente provocan la música de esta pareja. El dream-pop de antaño sigue aquí, pero han ampliado el espectro sonoro con grandes resultados. Ahora lo suyo ya es más difícil de catalogar. Es pop, sin duda, pero extraño y psicodélico. Tienen estas piezas de hechura electrónica un toque mágico, que recuerda a mil y un grupos. Se nos pasan por la cabeza muchos, pero sería injusto empezar a hacer un juego de comparaciones. Primero, porque muchas resultan evidentes y, más importante, porque lo que hacen DESERT tiene un algo único. La buena noticia es que esta vez tenemos un poquito más de 20 minutos con ellos. La mala es que me da que el estreno en largo se hará de rogar mucho. RM

Samitier - Els tambors són nostres (The Indian Runners)

Samitier - Els tambors són nostres

Nota: 6.9

¿Cansado de que el nuevo pop en catalán se haya convertido en una fiesta bastante aburrida de tipos tocando el ukelele y hablando de subir a tender y tomar el vermut? Tal vez lo nuevo de Samitier sea lo que necesitas. Un chute de canciones de sonido añejo e intenciones atemporales, con una declarada y sanamente desvergonzada carga política. Samitier han entendido que, en tiempos de incertidumbre y rabia, escribir música desde la torre de marfil del artista romántico ya no es una opción. Y que hay que volver a los universales: la solidaridad, la curiosidad, la lucha, la poesía. Bajan al ruedo y se mojan, con himnos de puño alzado como L'Hora que Esperavem, o trallazos trotones como La Bena. El acabado resuena con los teclados, los punteos y la producción de cierto tipo de pop de los 60 y 70, pero enfocado desde una óptica indie-rock. La lírica es puro 2014 ¿La idea que recorre todo el disco? Hemos vivido muy por debajo de nuestras posibilidades, y ahora toca coger las riendas de nuestro futuro. NM

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar