PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lacoste

5 libros que despertarán tu lado más salvaje

H

 

Porque la vida es un deporte bello, te traemos una selección poética que nutrirá tu mente de magia y naturaleza #LiveBeautifully

Luna Miguel

13 Mayo 2015 05:43

—Imágenes de Czas

Nada obsesiona más que un buen libro.

Nada obsesiona más que saber que entre las manos guardamos una historia única, un verso que nos hizo estremecer y que, quizá, nos cambió para siempre.

Dicen por ahí que los buenos libros son aquellos que nos cambian la vida, y que de esos, en realidad, no hay muchos en las bibliotecas.

Nosotros, sin embargo, creemos que quienes dicen eso se equivocan, pues estamos seguros de que en cualquier momento podría caer junto a nosotros aquel volumen brillante, aquel cuento o aquel poema que día sí, día también, repiquetea en nuestro corazón como un insistente pajarillo.

Nuestra vida puede cambiar todos los días.

Nuestra alma puede alimentarse a todas horas.

Sabemos que es difícil estar atento, o ser lo suficientemente curioso como para descubrir todas esas palabras de las que hasta hace poco no teníamos ni idea que existían.

Por eso hemos seleccionado 5 libros de los que quizá nunca antes habías oído hablar, pero que sin duda sacarán el lado más salvaje, o el más tierno, o el más hermoso de ti.

1. La herida en la lengua, de Chantal Maillard (Tusquets)

Cuántas veces nos hemos mordido la lengua a propósito y cuántas lo hemos hecho por error. Cuántas veces hemos dejado que las palabras más dañinas de los otros no nos afectaran, y que las nuestras propias volaran por la habitación. El lector que se tope con La herida en la lengua se estará encontrando, en realidad, con una habitación infantil en donde las palabras aún se pronuncian con cariño e inocencia.

Dormir

como hacia el origen

antes de la escritura

antes de la palabra

cuerpo

dichoso si tan sólo

posible fuese nunca

despertar


2. Emoji de algo muerto, de Martín Rangel  (Malos Pasos)

Internet es un lugar solitario, porque está lleno de gente. Pocos saben encontrar la paz y la tranquilidad entre botones dedicados al me gusta y comentarios anónimos hirientes. Emoji de algo muerto es un libro de poemas que nace de Internet y de la soledad. Que nace de un joven que supo refugiarse a pesar de la lluvia de información y de emojis sobre nuestras expuestas y desnudas cabezas. Apto para personas que quieran escapar.
 

hoy mi novia y yo tuvimos sexo

fue genial

yo me movía y ella gemía

luego cambiamos de posición

y yo seguí moviéndome y ella gimiendo

después acabamos

(ella antes que yo)

era mediodía

nos quedamos desnudos hablando por un rato

luego ella se puso ropa interior

y se paró junto a la ventana a comer una galleta

yo quería hacerle una foto

ponerle un filtro bonito y subirla a tumblr

pero ella no me dejó



3. Eso, de Inger Christensen (Sexto Piso)

Hay libros de los que no podemos hablar porque es imposible. Algo así es lo que ocurre con Eso: cuatrocientas páginas que son un solo poema y muchos a la vez, en donde veremos reflejadas nuestras entrañas, nuestros miedos y nuestras ganas de vivir. Como quien lleva tatuada en la piel una frase de una canción hermosa, Eso son aquellas 400 páginas que quedarían para siempre en nuestra carne, porque todo cuanto dicen es humano. Porque todo cuanto narran es verdad.

Todo lo que poseemos nos lo hemos robado mutuamente

Como si una persona no fuese una persona

El mundo que se encuentra en mi interior como la materia que compartimos

Compartimos una comida

Compartimos hasta la existencia

Vivir como si hubiese un futuro y una esperanza


4. El barrio, de Gonçalo M. Tavares (Seix Barral)

Tavares es uno de esos autores que siempre va a sorprenderte. Haga lo que haga, te dejará helado. O conseguirá que rías sin parar. O te hablará de la naturaleza como si fuera un científico que ha viajado a los confines del universo y que lo ha visto todo. Es poeta y narrador, y en El barrio un lector puede encontrar esos dos géneros. Esto es un homenaje a los grandes autores del siglo XX, pero también es un conjunto de chistes y cuentecillos que nos harán mirar el mundo, y a nosotros mismos, con ojos diferentes.

El hombre a la mitad de la escalera dudaba desde hacía varios días entre subir o bajar.

Pasaron los años y el hombre siguió dudando: «¿Subo o bajo?»

Hasta que un día la escalera se cayó.


5. Un día negro en una casa de mentira, de Elena Medel (Visor)

Cuántas veces hace falta decir la palabra dolor para sobrevivir a él. Cuántas veces hace falta decir la palabra fiesta para que el mundo al fin se convierta en un lugar alegre, habitable. La poesía de Elena Medel habla del dolor, sí —ese que provoca crecer, ese que provoca despedirse, ese que provoca, incluso, escribir— y sin embargo consigue convertirse, y convertirnos, en una fiesta eterna y lúcida.

Conozco el amor igual que conozco este edificio

al que los turistas se acercan después de visitar otros

de mayor importancia. La guía —un volumen antiguo,

en el que no figuran los nombres

de los hombres que nunca lo hacen, finge la sonrisa, finge

que te lo estás pasando bien— advierte

que su nombre popular es Templo Negro, más exacto,

sin poesía.



Lacoste te ha traído este contenido. Conoce su filosofía en la Concept Store de Barcelona (Paseo de Gracia, 51): Life is a Beautiful Sport


share